“El pollo tiene un futuro inimaginable como proteína”, afirmó el presidente de Granja Tres Arroyos, Joaquín de Grazia, quien además resaltó que la empresa exportó a 66 países durante el año 2010. El empresario indicó que la Comunidad Económica Europea “nos compra desde algunos pollos enteros, para atender el mercado étnico que cada vez es más grande”, hasta “productos de alto valor, como la pechuga deshuesada y productos cocidos que en nuestra empresa preparamos”. Sobre el aprovechamiento integral, y bajo la consigna de “no tirar nada”, De Grazia explicó que definen a “las vísceras comestibles”, como aquellas que “van acompañando el pollo en una bolsita dentro de la cavidad: la panza, estómago muscular, el cogote, hígado y corazón”. Por su parte, los inwwwinos y otras piezas, “sirven para fabricar el alimento balanceado de las mascotas. Las plumas se secan y se transforman en harina”. Esa harina es exportada a Chile o Vietnam “donde se las utiliza para la alimentación de acuicultura”.