Teniendo en cuenta que un ejemplar de la especie había sido avistado anteriormente por un poblador local en el Río Bermejo, y ante el acercamiento del lobo gargantilla a la embarcación, el guardaparque pudo reconocerlo rápidamente.

Sin embargo, por no contar con una cámara en ese momento para registrar el evento organizaron una salida para la mañana siguiente con la guardaparque nacional Natalia Alfonso.

Al día siguiente, finalmente lograron un registro válido para su identificación, y luego de analizar el material obtenido, sumado al dato del avistaje de la especie en un lugar cercano y comparando con el video tomado tiempo atrás en el Parque Nacional El Impenetrable, concluyeron que se trata del mismo ejemplar, que transita estos ambientes de manera solitaria.

Se trata de una especie que habitaba en grandes ríos y humedales del norte y centro de Sudamérica. La especie está amenazada de extinción a nivel mundial.

En mayo pasado se produjo otro avistamiento en el río Bermejo. La última vez que se había visto a esta especie fue hace al menos cien años.

Los otros ejemplares que habitan en el país son “Coco” y “Alondra”, provenientes de Dinamarca y Hungría respectivamente, quienes se encuentran en el Parque Iberá (Corrientes), también “Nanay”, que arribó de Suecia.