El consumo de energía per cápita entre 2000 y 2013 subió 35 por ciento con motivo del incremento del PBI del período y de la participación de la industria en el ingreso, de acuerdo a un informe de la consultora KPMG.
La participación de la industria en el PBI y el alza experimentada en el ingreso per cápita durante los últimos años, tuvieron una alta incidencia en el crecimiento del consumo de energía en la Argentina, según revela el informe Diagnóstico y oportunidades para la Argentina, elaborado por KPMG Argentina.
 
De acuerdo con los datos relevados, a lo largo del período 2000-2013, el país obtuvo un ingreso real per cápita que superó 35 por ciento promedio a la media registrada en el grupo de países de ingresos medios.
 
“Desde un punto de vista histórico, la demanda de energía de nuestro país ha acompañado la evolución del nivel de ingreso a lo largo de todo el período expuesto, mostrando un mayor crecimiento en el último decenio cuando el ingreso real per cápita incrementó su nivel en un 44% acumulado”, resaltó el informe.