Por Douglas Mac Donald
Fotos Luciano Pacheco
 
Los Datria se enamoraron a primera vista de los caballos Peruanos de Paso, de la suavidad de su andar y de la  elegancia que tienen como marca registrada. A poco probar las bondades de la raza, decidieron incorporar de Perú la mejor genética para tener, en su haras de Luján, los mejores ejemplares. Los resultados aparecieron más temprano que tarde. 
 
Carlos Datria y Adriana Martínez Vivot son los propietarios del Haras Luján del Milagro, un puntal para los amantes de los caballos Peruano de Paso de la Argentina. El haras, que está sobre la ruta 192, en Luján, provincia de Buenos Aires, se trasladó ahora al otro lado del río, con la apertura de una nueva sede del haras en el Centro Ecuestre Jacksonville, en las afueras de Montevideo, Uruguay. 
 
Cómo es el andar del Peruano de paso
 
El caballo Peruano de paso es una raza equina oriunda del Perú, descendiente de los caballos introducidos durante la Conquista española y los primeros tiempos de la colonia. Entre sus orígenes tiene al caballo bereber del norte de África, del que heredó su tendencia a la andadura y elegancia acción al desplazarse, y al caballo andaluz que le aportó su gran resistencia y elevación de sus manos al andar. 
 
Alberto Salaverry Reusche, criador de la raza en Perú desde hace 25 años en la zona de Pachacámac, departamento de Lima, explica en detalle el peculiar paso del caballo peruano. “A diferencia de los caballos cuyo desplazamiento es diagonal como el caso del trote y el galope, en que los miembros anteriores y posteriores del lado opuesto se levantan primero, y seguidamente lo hacen los otros dos, formando una batea de dos tiempos, existe una forma de desplazamiento lateral denominada “ambladura”, en la que los miembros anterior y posterior de un mismo lado, avanzan simultáneamente formando una batida de dos tiempos, una por lado. El elefante, la jirafa, el camello y la llama, son claros ejemplos de este andar.” 
 
La ambladura es el origen del denominado paso llano del caballo Peruano de Paso, cuya principal característica es que bate a cuatro tiempos, y no a dos, por una sencilla razón: en lugar de mover el miembro anterior y posterior de un lado al mismo tiempo, ejecuta este paso colocando primero el posterior en el suelo y luego el anterior del mismo lado, rompiendo la andadura y dando lugar a la ambladura rota: taconeo rítmico y armonioso, suave, sin reacciones bruscas para el jinete.     
 
Hacer pie
 
“La idea es que nuestras actividades y acciones estén más enfocadas en la zona de la capital uruguaya y la región centro del país, para así comenzar a difundir la raza y que de a poco se vaya haciendo más conocida. Sabemos de la importante tradición del Uruguay en cuanto a actividad ecuestre. Es el segundo país en el mundo de caballo por habitante”, dice Carlos Datria. 
 
Las instalaciones donde se estableció la nueva sede del Haras Luján del Milagro están ubicadas en un viejo tambo que pertenecía a la Escuela Agrícola Jackson. El lugar es cómodo y prolijo. Los caballos descansan en los boxes y corrales, en buenas condiciones, y, ante cualquier emergencia, la veterinaria del haras está profesionalmente equipada para atender a los animales.
 
Para celebrar la llegada a Uruguay, el Haras Luján del Milagro realizó una serie de actividades entre las que se incluyeron el lanzamiento de la raza, cabalgatas por el Jacksonville, coaching y clínicas de doma con Martín Ochoteco, reconocido domador con el metodo sin violencia, y que actualmente trabaja para la National Geographic en el programa “El Domador de Caballos”. La clínica de doma de Ochoteco fue un lujo. Cien personas participaron del evento, en el que el domador amansó un potro de dos años y medio, hasta montarlos. En pocas horas, el potro de raza Peruano de Paso estaba amansado y ensillado, listo para andarlo.  
 
En la tarde, luego de la clínica, se presentó oficialmente a los caballos Peruano de Paso del Haras Luján del Milagro que trajo la familia Datria a Uruguay. El evento se realizó en el antiguo Patio de la Escuela Agrícola Jackson de los Padres Salesianos. Allí funciona hoy la Plaza central del casco histórico de Jacksonville. Durante la presentación, se realizó el tradicional baile “La Marinera”, un baile de pareja suelto, el más conocido de la costa del Perú, que se caracteriza por el uso de pañuelos, y que expresa el arte e identidad cultual. Su origen se atribuye a un baile colonial;  La “zamacueca”, muy popular en el siglo XIX. También se desgustaron pisco y típicas comidas peruanas.
 
 
Más información:
www.jacksonville.com.uy
www.lujandelmilagro.com