Por Damián Damore

Cecilia Bernasconi, “Fulgor”
El ecléctico

Cantante, compositora y arregladora, Bernasconi fusiona sus intereses musicales (una lista en la que podrían aventurase Los Beatles, Chico Buarque, Alfredo Zitarrosa o la cantante canadiense Joni Mitchell) para alcanzar un disco con lenguaje propio. El repertorio está integrado por composiciones que reconocen una clara raíz folklórica, pero también incorpora elementos de otros ritmos. Bernasconi tiene timbre agradable y es acompañada por un grupo de base integrado por ella misma en guitarras y cavaquinho, Paulo Campos en bajos, Mariano Saenz Tejeira en percusión y Matías Vardé en algunos temas en saxos, más la presencia invitados, entre los que se destaca el guitarrista Pedro Rossi. Bernasconi tiene una voz dulce y todavía puede dar mucho más.

María y Cosecha, “Umbral”
El discazo

El grupo de música de raíz folclórica latinoamericana con más de 15 años de vigencia presenta su 4° disco. Umbral es un disco ambicioso, que contiene 13 temas de música popular latinoamericana, de autores y compositores como Luis Alberto Spinetta, Teresa Parodi y Rosendo Arias, entre tantos. Justamente la versión homónima del título que Spinetta publicó con Jade en “Los niños que escriben el cielo” (1981) es el que abre el disco, lo que hace considerar que el trabajo abandonará de primera su raigambre folklórica. Sin embargo, la apuesta de María y Cosecha es comprender la copia para dar con un nuevo original. Acaso con este trabajo podamos descubrir que la poesía del Flaco no esté tan lejos de la de Cuchi Leguizamón.

Les Yacaré, “El que asoma”
El soñador

Les Yacaré son un trío de productores del Chaco. Ellos son Diego Pérez, de Tonolec; Esteban Peón (productor de Seba Ibarra), y el docente en artes sonoras, Juan Sorrentino. Es imposible no vincularlo al proyecto de Tonolec. Si estos buscaron un nuevo lenguaje en nuestro folklore, Les Yacaré modera las ambiciones sobre la base de la armonía y letras endogámicas, “Soy gris”, ¡canción que se ubica en la mitad de la lista,! y “Nunca riego” sintetizan algunas ideas al respecto. Un disco que por momentos se percibe como un recuerdo lejano manipulado con el último sonido midi. Un disco para pasar y pasar y sentirlo distinto cada vez.

Silvia Iriondo, “Anónima”. Tributo a Leda Valladares.
El rescate

La compositora Silvia Iriondo rescata con concepción arreglística parte del cancionero popular recopilado por Leda Valladares en la década del 60 en el norte argentino. A partir de grabaciones rústicas que Valladares recogió, Iriondo interpretó ese material registrado en montes, llanuras y quebradas hace décadas. Iriondo penetró la tristeza, la melancolía y el dolor de estos cantos anónimos (coplas, zambas y vidalitas, entre otros) con una reelaboración fluida. Quince creaciones construidas sin firma en el transcurso del tiempo en forma colectiva, cosas que no son de nadie y son de todos. Un disco concebido como un gran descubrimiento.