Frente a las medidas aplicadas por la Unión Europea que de facto bloquean la exportación de biocombustibles argentinos hacia los países que la conforman, la Cámara Argentina de Biotecnología (CAB) se sumó a las quejas de distintos sectores vinculados a la producción de este combustible sustentable. Y manifestó su apoyo a las acciones de la Cancillería Argentina para reclamar ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por la imposición de derechos antidumping que desde noviembre de 2013 cerraron el mercado europeo a las exportaciones argentinas de biodiesel.

La Cancillería había pedido como solución al problema comercial un Panel contra la Unión Europea (UE) ante el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) de la OMC, con el objetivo de revertir el escenario comercial actual. Si bien la UE rechazó una primera solicitud por parte de nuestro país, se espera que el segundo pedido cursado permita formalizar la constitución del Panel en la próxima reunión del OSD, el 25 de abril.

La producción de biodiesel en Argentina cumple desde sus inicios con todos los requisitos fijados por la Unión Europea. Desde 2009, nuestro país es el principal exportador de biodiesel al mercado europeo. En 2011, el valor del combustible exportado alcanzó los US$ 1.847 millones, que representaron el 13% de las exportaciones argentinas totales al mercado comunitario. De este modo, las medidas impuestas por la UE repercuten directa y negativamente en la balanza comercial y afectan a productores de toda la cadena.

Con visión estratégica, y con el objetivo de sumarle valor agregado a las exportaciones nacionales, las compañías del sector realizaron importantes inversiones para desarrollar la industria de los biocombustibles. El crecimiento de este sector, fortalece el aprovechamiento estratégico de la producción primaria. Además, impulsa una industria clave para la producción de energía a partir de fuentes renovables a nivel global.