Nadie es dueño de un río, ni mucho menos del agua. En la historia del río Atuel, si parece haber un propetario: Mendoza, quien desde 1930 cortó el cauce hacia La Pampa, produciendo una desertificación enorme en el noroeste de la provincia. Muchos pueblos sufrieron el éxodo de sus habitantes en busca de tierras húmedas. El daño que Mendoza le ha hecho a La Pampa es inmenso, hace casi cien años que ésta última le reclama a la provincia cuyana que libere nuevamente las aguas del río Atuel.

Propuestas culturales y educativas acompañan por estos días una campaña de difusión para fortalecer la conciencia en reclamo del escurrimiento del Río Atuel en suelo pampeano, y por la recuperación de los ríos interprovinciales.

Se trata de una convocatoria impulsada por el estado provincial para involucrar a toda la sociedad en este pedido, y que se lanza en el marco de la organización de actividades para la Semana del Agua comprendida entre el Día Mundial del Agua (22 de marzo) y el Día Nacional del Agua (31 de marzo).

El primero de estos eventos se llevó a cabo el pasado sábado, donde unas cinco mil personas se reunieron en el autódromo Provincia de La Pampa para participar de una Correcaminata organizada bajo la consigna de pedir que el río vuelva a correr normalmente por el territorio pampeano. Además del evento deportivo, se proyectó “Zamba del río robado” y hubo espectáculos musicales.

La historia de esta disputa arranca en el año 1917 cuando el Atuel entraba a La Pampa con tres brazos y varios arroyos secundarios dando fertilidad a una amplia zona pampeana, y también favoreciendo la flora y fauna, además de dar perspectivas de progreso a varios pueblos y parajes.Ya en aquel entonces se comenzaban a sentir los primeros desajustes del caucedesfavoreciendo siempre a La Pampa, que en 1930 denunció desvíos al Atuel hacia tierras mendocinas y un brazo que penetraba más de 150 kilómetros en el mapa pampeano, desapareció.

“Nos llena de orgullo, como pampeanos, la convocatoria, que tanta gente se haya sumado a este reclamo”, coincidieron Ceferino Almudévar, director de deportes de la provincia, y Javier Schlegel, secretario de recuros hídricos; al dar un mensaje al público presente, entre las que se encontraban delegaciones de las distintas localidades de la provincia.

En tanto, la celebración continúa este martes, con la inauguración de un mural en el Centro Cultural Provincial MEDASUR de Santa Rosa MEDASUR, a cargo del artista plástico Pablo Salazar, junto a otras actividades para conmemorar el Día Mundial del Agua. 

El jueves 31 de marzo tendrá lugar el acto institucional con la presencia del gobernador Verna, en el Puente Los Vinchuqueros, ubicado en las cercanías de Santa Isabel. Allí se realizará un concierto masivo con las orquestas y coros del Bicentenario y otros músicos, entonando el Himno Nacional y la Zamba del Río Robado. 

El río Atuel fue desde siempre sinónimo de vida en La Pampa, el territorio desértico de hoy, antes tuvo verdes valles y florecientes pueblos que tenían el agua de este río que les dabe protección y principalmente, futuro. Hoy, de aquellos pueblos quedan localidades deshabitadas y los valles se han convertido en áridos paisajes donde nada crece. La Pampa necesita del Atuel. La Pampa pide un derecho humano, agua.