Infinitus, Malbec-Syrah (2012). Fabré-Montmayu. 

Desde el Alto Valle de Rio Negro lega este bivarietal, una línea que incluye un Cabernet Sauvignon-Merlot y un Semillón-Torrontés. De color rojo vivaz, con reflejos violetas profundos, se desprenden aromas a frutas rojas con toques florales y especiados. Su boca es persistente, con taninos dulces. Ideal para acompañar carnes de cerdo, pastas, quesos o risotos. $68.

Marco Zunino Rosé Bonarda (2014). Marco Zunino.

Un vino 100% varietal elaborado con un parietal que despierta. Sin crianza en madera presenta un color delicado, muy atractivo, que caracteriza el tipo de vino joven mediterráneo al estilo francés. En boca deja un sabor fresco y agradable, bien equilibrado, con aromas florales y frutados. $79.

Séptima, Sauvignon Blanc (2014). Séptima.

Un vino que se caracteriza por su frescura y complejidad aromática. Con notas cítricas de pomelo, limas, ruda y minerales resaltan los aromas tropicales como el maracuyá. Para platos livianos, ensaladas verdes, con quesos y frutas secas o solo como copa de aperitivo. $74.