La decisión de la cartera ambiental nacional fue tomada en base a las numerosas denuncias recibidas a lo largo de los años en relación al maltrato animal por parte del establecimiento, a las constantes negativas a responder a las intimaciones previas para presentar un plan de reconversión y por las irregularidades detectadas en las sucesivas inspecciones de los agentes de Control y Monitoreo, que acreditaron en repetidas oportunidades las violaciones a la normativa legal vigente en la materia, en especial a la ley provincial de zoológicos, y las leyes nacionales de Conservación de la Fauna y la General del Ambiente.

Luego de una resolución firmada por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, y pese a las agresiones sufridas por los inspectores a manos de supuestos empleados del lugar, la Brigada de Control Ambiental (BCA) clausuró ayer el zoológico de Luján en un operativo encabezado por el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky.

Federovisky dijo hoy que las autoridades del Zoológico de Luján tienen diez días de plazo para presentar un plan de reconversión y advirtió que, si no cumplen con esta condición, “se tomarán las medidas definitivas”.

Además, la medida que dicta la clausura preventiva total del establecimiento obliga al establecimiento a contar con la inscripción y habilitación de la provincia de Buenos Aires, la cartera de Ambiente nacional y la municipalidad de Luján, a presentar el inventario de todo su plantel faunístico y a velar por el bienestar y la alimentación de los animales hasta que se cumpla con lo ordenado. También se exige la presentación de información sobre el marcaje de los ejemplares y el rastreo satelital de todos los animales, ante las numerosas denuncias de decesos y comercio ilegal.

Desde la cartera de ambiente comunicaron que se realizaron inspecciones en el zoológico en reiteradas oportunidades, constatando inconsistencias entre el plantel relevado y el declarado, como así también divergencias entre el libro de altas y de bajas. El último 2 de septiembre la Reserva Zoo Lujan S.R.L. fue intimada en forma conjunta por el Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, el intendente del Municipio de Luján y el secretario de Control y Monitoreo Ambiental para que en un plazo de 72 horas presente el plan de adecuación del zoológico, acción que se había comprometido a asumir ante las autoridades en febrero y que incumplió.

Ante la falta de respuesta a esta última intimación, se llevó adelante el operativo de clausura realizado por los inspectores de la Brigada de Control Ambiental de la cartera nacional y autoridades del Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires.

“El objetivo final de estas acciones es velar por el bienestar de los animales y transformar un zoológico construido con concepciones ya perimidas en un santuario con las mejores condiciones para la preservación de la fauna silvestre“, indica el comunicado de la cartera de ambiente.