Fortune, satsuma, dancy, ellendale, okitsu, loretina, criolla, nova. En el mercado de las frutas viajan una gran variedad de mandarinas, algunas conocidas y otras no tanto. Cualquiera sea el nombre, cualquiera la procedencia, cualquiera sea la época, lo cierto es que este cítrico hace aportes nutricionales en vitamina C y agua, pues cada una tiene un 88 por ciento del preciado líquido. Pero eso no es todo: además suma hidratos de carbono, fibra, vitamina B9, potasio, calcio, vitamina B, vitamina B6, entre tantas más.

Estas razones llevaron a El Federal a la verdulería, donde desenfundó los entre cinco y seis pesos que promedian por kilo. Después de una larga sesión de cata cítrica, presentamos las cuatro variedades de mandarina que elegimos. Antes, una aclaración: es muy importante tener un verdulero de confianza porque ante la pregunta de una rara variedad, los verduleros suelen responder por defecto “todavía no hay esa variedad” cuando en verdad ese tipo está en retirada por la época del año. 

A continuación una descripción de cada una para que usted las identifique y elija la que más le gusta.

CRIOLLA: Es la de mayor cantidad de semillas, la más popular de todas las variedades y la más ácida de las cuatro analizadas. Tiene un promedio de tres semillas por gajos, lo que la convierte en molesta para comer, presenta la cáscara levemente separada de los gajos, es la de color menos naranja y es difícil encontrarla en grandes tamaños.

DANCY: Se caracteriza por una protuberancia en el centro, la piel brillosa y la cáscara floja y de color bien naranja. Tiene semillas chicas y escasas, no es ácida, tiene poco perfume y es la más dulce de las cuatro vistas. Los gajos son de piel gruesa y su tamaño puede ser mediano o grande.

ELLENDALE: Tiene semillas grandes, cáscara fina y muy pegada al gajo, es la más jugosa de las cuatro y presenta al menos una semilla por gajo. Tiene notas ácidas que pueden resultar muy pronunciadas, pero pareciera que esa acidez derivara de su dulzura. Posee gajos de piel muy fina y se pueden encontrar ejemplares de gran tamaño. 

NOVA: Comparada con las anteriores, es una variedad con menos años en el mercado, pero va ganando espacio. Tiene la cáscara muy fina y muy perfumada, no tiene semillas y es difícil de pelar. Presenta aspecto de naranja, con los gajos bien apretados, y es la más sabrosa de las cuatro. Tiene la piel blanda, su tamaño puede ser mediano o grande y es la más rara y, por añadidura, la más difícil de conseguir.  

La mandarina es antioxidante, favorece el sistema inmunológico, previene enfermedades cardiovasculares y se la usa contra alergias, asma y sinusitis, entre muchas otras cualidades. ¿No te parece que es hora de ir a comerte una rica mandarina?