Por Leandro Vesco

Cuando parece que el camino se pierde en el horizonte y no hay nada más que pampa, un viejo cartel con está a punto de ser comido por el monte avisa que a los pocos kilómetros está la ciudadela perdida. El camino de tierra atraviesa campos fértiles, donde la presencia humana es nula. De pronto, un bulevar de árboles favorece la visión de un paraíso. En una tranquera vemos un grupo de jóvenes trabajando la tierra, más allá un conjunto de casas, en todas partes silencio y tranquilidad. El olor a tierra mojada nos sorprende delante de un cartel: Mariápolis, ciudadela Lía. Hemos llegado a una visión real de un mundo mejor.

No figura en mapas, esta Mariápolis. Los que llegan acá saben de su presencia, a pesar de que es un espacio abierto que busca dar testimonio de una forma de vida autogestiva y en comunión con las ideas de la fraternidad humana. Ubicada a pocos kilómetros de O´Higgins, en el Partido de Chacabuco, la ciudadela tiene 200 habitantes de todo el mundo. Conceciba por el movimiento de los Focolares, se proyecta como un espacio de unión entre hombres de diferentes razas y culturas. “Sabemos que somos todos hermanos, y queremos trabajar para la fraternidad universal. La Marápolis es como una pequeña ciudad, que quiere dar un testimonio de cómo sería la sociedad humana si nos basáramos en el amor al prójimo“, explica Attilio Bailoni, un laico consagrado, focolarino que nació en Trento (Italia) y hace treinta años viaja por el mundo trabajando en las diferentes Mariápolis. “Son mucho más las cosas que unen de las que nos separan, acá probamos eso”

El movimiento focolar nació en 1943, en Trento. Entonces la segunda guerra oscurecía el horizonte del mundo, allí Chiara Lubich tuvo la visión: en tiempos en donde el hombre se había entregado a las fuerzas del mal, era urgente hallar la salida  a esta catástrofe humanitaria. Si para entonces todo era desesperanza, entendió que era posible dar nacimiento a un modelo de vida basado en el amor al prójimo, el cuidado de la tierra y la unión entre los hombres. Su idea fue llevar a la práctica el testamento de Jesus: Todos sean Uno, la Fraternidad Universal. Con iniciativas sociales, artísticas, políticas, culturales, económicas, educativas nació la primera Mariápolis. A principios de los 60, el movimiento llega a Argentina de la mano de Lia Brunet y Victorio Sabiane, y por medio de un acuerdo con la congregación de los capuchinos consiguen este espacio en Buenos Aires, un antiguo seminario que data de principios de siglo veinte. Pronto llegaron doce focolarinos y desde la nada, crearon la ciudadela.

La palabra focolar significa calor de la familia, del hogar. La Mariápolis se estructura en pequeñas comunidades de laicos consagrados. Tratamos de vivir radicalmente en el amor al prójimo. La fraternidad nos dá ánimo, más coraje para seguir amando, y creemos que con el amor podemos cambiar el mundo, no con otros medios” El movimiento propone un estilo de vida que se base en modelos cristianos, pero que es abierto a todas las creencias del mundo. “Creemos que en todas las religiones hay semillas de verdad y amor. En la Mariápolis demostramos que podemos unirnos a través de las diferencias” La dinámica de la Mariápolis se desenvuelve en tres espacios dentro de la ciudadela, Campo Verde, Villa Blanca y Solidaridad, aquí viven 200 habitantes, hombres y mujeres viven separados, al igual que los grupos familiares, que tienen sus viviendas en Solidaridad. Los jóvenes focolarinos –el movimiento tiene 4 millones de miembros en 182 países– vienen a vivir un año aquí, donde trabajan en los diferentes áreas, talleres de carpintería, tambo, agricultura, huerta y atendiendo el hospedaje que tiene lugar en Campo Verde.

Los chicos y chicas viven en pequeñas familias en casas en la Villa Blanca. Cada uno tiene su labor, uno cocina, otro lava la ropa, limpia la casa, y luego tenemos actividades de formación humana, y dan su testimonio a la gente que viene”. La ciudadela se autogestiona, y es muy importante para ellos el testimonio. Una de las premisas del movimiento es difundir cómo se ha logrado vivir acá, “estamos abiertos los fines de semana y nuestra casa de acogida -hotel- es una manera de tener un espacio para que aquellas personas que deseen pasar días de retiro y tranquilidad lo puedan hacer, a la par de comprobar cómo vivimos”, Attilio hace seis años que está en Buenos Aires “pero si el movimiento me necesita en China mañana, tengo que irme” hay 63 Mariápolis distribuidas en 43 países. En Argentina hay tres.

La Mariápolis es visitada por cientos de fieles y curiosos durante los fines de semana que disfrutan de los distintos jardines y espacios verdes. Todos son atendidos por los focolarinos. La Mariápolis quiere ser una ciudad a la que los hombres de hoy, de todas las naciones y razas puedan mirar para soñar y construir un mundo mejor, más unido. “La pluralidad de razas educa. Yo puedo tener un prejuicio con un país, pero cuando conoces a una persona de ese país, te das cuenta de las similitudes que te unen a ella, que todos esos prejuicios caen. Somos todos seremos humanos. Todos necesitamos afecto, que nos consideren, todo el resto son estructuras“, Attilio nos saluda y regresa a sus tareas. Un grupo de jóvenes trabajan la tierra en una huerta orgánica fecunda, otros fabrican muebles, todos están en actividad en esta escondida y promisoria ciudadela donde crece el germen de un mundo mejor.