Nació en Buenos Aires el 14 de junio de 1891. A los 16 años se recibió de maestro y de profesor de música, vocación que practicó paralelamente a la pintura. Hacia 1919 comenzó con su labor pictórica y sus presentaciones en los salones de bellas artes de nuestro país. Tenía su taller en La Boca, en la calle Brandsen. Integró también en estos años la agrupación El Bermellón de este particular barrio porteño, junto a Juan Del Prete, Víctor Cúnsolo, José Luis Menghi, Guillermo Facio Hebecquer y Orlando Stagnaro, entre otros. Las obras de esta época, de gruesos empastes, se ajustaba a ciertos mandatos académicos.
Desde 1925 realizó nueve viajes a Europa, generalmente en el verano porteño, ya que tenía sus vacaciones como maestro de escuela. Pissarro integró el llamado Grupo de París, junto a numerosos artistas argentinos que en la década del 20 vivieron en la capital francesa. Entre ellos Raquel Forner, Horacio Butler, Alfredo Bigatti, Pedro Domínguez Neira, Aquiles Badi y Héctor Basaldúa.
En París frecuentó a Horacio Butler, con quien solía ir a pasear en bicicleta por las afueras de la ciudad pintando sus paisajes; mientras que en el taller de Butler comparten el modelo para pintar figuras y desnudos. También son sus amigos Héctor Basaldúa y Aquiles Badi. Los cuatro pasaban inolvidables días de trabajo pintando al aire libre en Sanary, un hermoso pueblo de la costa mediterránea francesa, cerca de Niza.
Las influencias de Cézanne y Matisse se hacen presentes en sus obras a partir de entonces. Con lápiz, acuarela y óleo creó maravillosas figuras femeninas, paisajes y naturalezas muertas, con dibujo sintético y colores diáfanos. Logrando obras expresivas, marcadas por la espontaneidad y la soltura. Recordaba Butler: “Nos veíamos casi a diario, pues solíamos tomar juntos un modelo para pintar en mi taller; aunque tampoco allí nuestros métodos  concordaban. Mientras yo me eternizaba en los estudios del desnudo, él no creía más que en el valor de los esbozos.”
Era un gran pianista. Ha brindado conciertos en varias ciudades de Europa y, sobre todo, amenizado tantas horas de comunión artística con sus compatriotas en París; incluso Horacio Butler lo retrató junto al piano. Juntos regresaron a Buenos Aires en 1928 para organizar en Amigos del Arte una muestra de artistas argentinos residentes en París.
En 1926 participa en la Exposición de Artistas Argentinos, organizada por la Universidad de La Plata, en París, Venecia, Roma y Madrid. En 1928 se presenta en la Galería Carmine de la capital francesa. En Buenos Aires realiza muestras individuales en la Asociación Amigos del Arte en 1926 y 1929, y en 1934 en la Galería Müller, entre otras.
En 1929 Pissarro viajó nuevamente al Viejo Mundo, acompañando a su amigo Juan Del Prete en su primera experiencia europea. Juntos pasean por Berlín.
En 1930 obtuvo el Segundo Premio del Salón de Arte de Rosario. En el Salón Nacional fue distinguido con el Premio “Bolsa” en 1935 y el Premio “Cecilia Grierson” en 1936. Este último lo ganó con la obra “Retrato de niña”, actualmente en el Museo Eduardo Sívori.
Fallece en Buenos Aires el 22 de diciembre de 1937, con sólo 46 años.