El programa consiste en la colocación de recipientes para separar la basura y la realización de actividades y capacitaciones para vincular lo sustentable, el compromiso social y la conciencia ambiental entre las comunidades escolares.

El objetivo es que los 5.856 jóvenes que cursan sus estudios de nivel medio en la universidad sean protagonistas del cambio ambiental y generen propuestas de gestión de materiales reutilizables que involucren a sectores desfavorecidos de la sociedad.

La propuesta “Uncuyo Separa sus residuos”, que ya lleva tres años de implementación en los edificios del predio universitario, apunta al cambio de hábitos y a la educación ambiental.

Para la puesta en marcha de la iniciativa se eligió un salón del Colegio Martín Zapata que reunió a delegaciones de todas las escuelas secundarias universitarias y congregó a algunos pioneros del emprendedurismo ambiental. Alejandro Malgor y Andrea Nallim relataron a los jóvenes sus experiencias al frente de sus organizaciones.

Malgor contó cómo surgió Xinca, que fabrica zapatillas con materiales reciclados e incluye entre sus empleados a personas de sectores sociales desfavorecidos y personas privadas de su libertad; mientras que Nallim explicó cómo trabaja Reciclar, que se ocupa de los residuos de aparatos electrónicos y eléctricos.

El programa Separa busca reducir hasta un 50 por ciento la cantidad de basura producida por día en el ámbito estudiantil y gestionar los residuos con más responsabilidad social y ambiental, separando los residuos en tres fracciones: azul, para papel y cartón; amarillo, para envases; y negro, para lo no reciclable.

Hasta la fecha se han recuperado más de 65.000 kilos de residuos provenientes de una población de 35.000 usuarios, correspondiente a estudiantes, personal de maestranza y servicios, de apoyo académico y visitantes ocasionales.