El gobierno de Mendoza decidió dejar de lado el cuidado del medio ambiente y apostar por la explotación de gas y petróleo. Según se pudo saber por medio del Boletín Oficial, y a pesar del fuerte rechazo social que se ha materealizado con continuas marchas populares, decidió comenzar con la evaluación ambiental para desarrollar cinco nuevos pozos en Malargüé, uno de ellos dentro de las tierras de una comunidad mapuche.

En los cinco pozos se buscará hidrocarburo por medio de la técnica del fracking, que consiste en enviar agua con compuestos químicos a altas presiones para que rompa las capas rocosas subterráneas hasta llegar al yacimiento. En el proceso, este agua alterada, contamina las napas, produciendo una clara e importante destrucción del recurso acuífero. Los nuevos pozos serán explotados por la empresa El Trébol y se harán sin audiencia pública.

“El Departamento General de Irrigación informa que, a través de la Subdelegación de Aguas del Río Atuel y la Jefatura de Zona Malargüe, se viene haciendo el seguimiento y control del ensayo piloto sobre estimulación hidráulica o fracking que lleva a cabo la empresa petrolera El Trébol en un área llamada Puesto Rojas y dentro de ella en el yacimiento de Cerro Pencal, en el departamento de Malargüe”, informó en un comunicado el Departamento General de Irrigación. “Hasta el momento, no se evidencian ningún tipo de alteración en el acuífero como consecuencia de dicha actividad de extracción de hidrocarburo no convencional”, dice el parte oficial.

La Directora de Ambiente Miriam Skalany fue quien autorizó el inicio del Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental para estas cinco explotaciones, desconociendo algunos aspectos trascendentes, como que dentro del área donde se harán los pozos reside una de las treinta comunidades mapuches reconocidas por el propio gobierno Mendocino. Vecinos de Malargüé y General Alvear han realizado Asambleas y marchas para expresar su rechazo a esta avanzada del fracking en tierras con recursos naturales muy importantes que se verán contaminados con esta práctica no convencional.

El titular de la Organización Territorial Malalwece, Gabriel Jofré, declaró a La Izquierda Diario: “Una de nuestras comunidades estaría afectada por el proyecto. La comunidad ha sido notificada solo informalmente, sin ninguna formalidad como estipula el decreto. Entendemos que para el procedimiento de consulta, deben ajustarse los tiempos a los de nuestra comunidad y es ahí donde vamos a ver en qué condiciones se expresan las voluntades políticas de hacer las cosas como estipula la legislación nacional e internacional”, afirmó.

“La comunidad afectada es el Lof Limay Kurref, integrante de la Organización Territorial Malalwece que tiene personería jurídica y tiene pendiente hace cinco años el relevamiento territorial de parte del INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas). Posiblemente este incumplimiento pueda implicar una demora en el procedimiento concreto, ya que se tienen que ordenar todas estas instancias administrativas que dice el Estado siempre reconocer y que desde nuestra organización vamos a hacer cumplir”, concluyó.