Un día que podía ser cualquier día, Majo Turner miraba Canal Encuentro, pero algo le detuvo el tiempo: pasaban el documental del proyecto biblioburro, la historia de un maestro colombiano que difunde la literatura por las escuelas rurales de Colombia. “Eso me movilizó la fibra más profunda. En 2010 lo pensé y el 2 de diciembre de 2011 tenía la biblioteca en la calle”, le cuenta Majo a El Federal Web.

Ese fue el comienzo de la idea, pero había que pensar en cómo desarrollarla. Majo compró una camioneta Volkswagen modelo 86; la imaginó llena de libros, pintada de colores, rodeada de niños, tal como luce hoy en plazas,parques, escuelas, barrios, sociedades de fomento, clubes, countries, casas particulares y todos los lugares donde surja la necesidad y el interés por escuchar cuentos, por divertirse con juegos participativos pensados para los chicos de todas las edades. 

Dice que no tener un lugar fijo es lo mejor que le puede pasar en la vida. Porque la literatura es eso: movimiento. La Biblioneta traslada unos 1500 libros -clásicos, latinoamericanos, para adultos, autores nacionales-. “La idea es dar a conocer muchas cosas que no están en las bibliotecas”, dice la ideóloga del proyecto, que no se detiene: sigue buscando aumentar ese patrimonio de libros.

“En la narración oral descubrí un mundo formado por un material hermoso, con ilustradores nuestros que son geniales. Me zambullí en la literatura infantil y descubrí escritores que no son muy conocidos, otros que sí, pero que todos son muy divertidos, muy atractivos”, dice Majo.

Recuerda su historia en el jardín de infantes. El cariño de las maestras, el calor de las salitas de colores, el olor de la tempera y las canciones de María Elena Walsh. Pero el contacto más fuerte con la literatura se le dio de grande, cuando se enamoró conscientemente del acto de narrar. “Como ningún otro amor en mi vida, de esos de los que uno no se puede separar nunca más:esos amores que uno quiere compartir”.

Los integrantes de La Biblioneta (Esteban Siderakis, Nacho Salermo, Karina Shmidt) se fueron de viaje a la Patagonia y andan en barrios carenciados, en las escuelas de isla de San Fernando, en las plazas, en los parques, en las calles. Y preparan el primer viaje a la Costa Atlántica: Villa Gessel, Pinamar, Santa Teresita. “Estamos esperando respuestas por algunas propuestas. Nos gustaría recorrer la Costa en 2015. Ojalá se nos de”.

¿Adónde está la clave para que un cuento se vuelva vivenciable? Responde Majo. “Cuando estudié narración una profesora me dijo que el cuento recién forma parte de lo coloquial, de lo natural, cuando lo incorporás en escena unas 50 veces. Yo tengo cuentos que los compartí en escena 50 veces”. Y pone un ejemplo: “Príncipe”, la historia de una chica que se enamora de un sapo, escrita por Valeria Dávila, una maestra de Don Torcuato. “Es un cuento hermoso al que siento como mío. Es un cuento amado y forma parte de mí, casi tanto como si me hubiera pasado eso que estoy contando. Uno se apropia desde el amor que le pone para transmitirlo.”

Ella, como los chicos, juega con las palabras, las propuestas y las entonaciones. Ella cuenta pero dice que cada uno se lleva su propio cuento. “Los niños devuelven una porción infinita de fantasía. Y compartir esa fantasía es un regalazo”, dice ella. Y completa derribando un mito: “Se acercan todos al libro. Es mentira que los niños no leen.”

Por eso Majo Turner no sólo cuenta cuentos y canta en vivo, sino que además -y sobre todo- abre esa maravillosa puerta para que los chicos puedan salir a jugar.

 

Más Información

Internet: http://www.labiblioneta.com.ar/

Facebook: La Biblioneta

Correo electrónico: labiblioneta@hotmail.com

Teléfono: 155-249-2367