Los ejemplares hallados sirvieron para describir una nueva especie de roedor, Proclinodontomys dondasi, sobre la cual se estima que medía unos 20 centímetros y que, posiblemente, habría usado sus espinas para defenderse de los depredadores.

Esta nueva rata espinosa, descubierta en las inmediaciones del arroyo Chocorí, del partido de General Alvarado, en un sector de la costa bonaerense comprendido entre Centinela del Mar y Mar del Sur, se encuentra ahora en el Museo de Ciencias Naturales de la ciudad de Miramar.

Sobre el área donde se produjo el hallazgo, Marcos Cenizo, director de la División Paleontología del Museo de Historia Natural de La Pampa e investigador de la Fundación Azara, indicó que “es muy importante desde el punto de vista patrimonial, y existe un proyecto para que se establezca como Reserva natural; hay más de 150 trabajos de paleontología y arqueología a partir de los restos encontrados en ese lugar”.

En dichos acantilados hay sedimentos de diversos momentos prehistóricos que van desde los dos millones a los 10 mil años de antigüedad. En el transcurso de ese tiempo hubo períodos con grandes variaciones climáticas: durante las etapas frías y áridas habitaron mamíferos y vertebrados similares a los de la Patagonia. Y en los momentos más cálidos, se desarrolló una fauna asociada a los animales del Brasil actual”.

“Además, sobre el final de este período de tiempo, los primeros humanos ingresaron a Sudamérica generando un impacto dramático sobre los ecosistemas”, agregó el investigador.

Ulyses Pardiñas, investigador del Conicet y del Instituto Nacional de Biodiversidad del Ecuador, indicó que esta nueva especie “tiene una característica particular, porque los roedores equímidos -roedores con espinas- no son frecuentes en las partes templadas del país, sino en regiones tropicales o subtropicales, por lo que haber encontrado esta forma en la parte sur de Buenos Aires indica que, quizás, las condiciones ambientales eran distintas a las actuales”.