“Entre todos estamos logrando que el yaguareté se quede en el Valle del Cuña Pirú para siempre”, expresaron desde estas organizaciones que trabajan para la conservación de esta especie en peligro de extinción, en este caso con la imprementación de cercos adaptados con pulsos eléctricos para evitar las predaciones de yaguareté a vacas.

“Finalmente, la semana pasada tomando todos los recaudos, nos dimos el gran gusto de poder visitar la zona, activar la electricidad y además, encontrarnos con Amboty (uno de los ejemplares monitoreados en esa zona) sano y salvo, registrado por nuestras cámaras”, agregaron desde la Red.

El proyecto “Yaguareté, cuidado compartido” obtuvo el financiamiento del Programa de Pequeñas Donaciones de PNUD Argentina y es ejecutado por la Asociación Civil Grupo Solidario en el área del Parque Provincial Salto Encantado. Se busca así conservar la calidad del hábitat del yaguareté junto a la comunidad local.

“Se trabaja en forma conjunta con el Ministerio de Ecología y los guardaparques, y nos encontramos realizando un relevamiento con las comunidades originarias que habitan en el territorio, incluso algunas dentro del Parque y otras en la zona de amortiguación. También relevamos las propiedades de productores ganaderos linderos al parque y productores en general”, indicaron desde el proyecto.

La coordinadora del proyecto, Marina Parra, explicó en el lanzamiento oficial del proyecto que elobjetivo es “fortalecer las acciones de control y monitoreo participativo de la situación del Yaguareté, tanto en el Parque Provincial Salto Encantado como en las zonas aledañas, recuperando la memoria histórica de la comunidad y poniendo en valor la conservación del bosque nativo como hábitat de la especie, en tanto ecosistema, a través de su protección, uso sustentable de la biodiversidad y la apropiación de herramientas de gestión y educación ambiental por parte de los actores locales”.