Con las últimas decisiones que el Gobierno ha dado en materia energética, está claro qué modelo de desarrollo pretende. Lejos de usar energías renovables y limpias, como lo está haciendo Uruguay, aquí se apuesta por los combustibles fósiles y el beneficio a las grandes empresas petroleras. Axion Energy anunció esta semana que recibirá 400 millones de dólores para ampliar su refineria de Campana. Estos son los capitales que entran en el país.

Se trata de la tercera refinería más importante de Argentina, representa cerca del 15 por ciento de la capacidad de refinamiento del país y comercializa sus productos a través de una red de 563 estaciones de servicio.

La empresa comunicó que con esta inversión se ayudará a crear una independencia del país con respecto a los combustibles importados. Los capitales entran al país de la mano de la Corporación Financiera Internacional, un consorcio económico que integra el Grupo Banco Mundial, y se trata de un préstamo de 78 millones de dólares, y de otros 300 aportador por el ICBC, Santander, BBVA, Crédit Agricole y Citybank.

Axion Energy destacó que este préstamo significa la vuelta de la Argentina al mercado financiero internacional. El Grupo Banco Mundial no será la última vez que nos preste plata en esta época, porque el organismo declaró que tiene comprometidos 1300 millones de dólores para nuestro país, fomantando el desarrollo de inversiones privadas, sin especificar de qué tipo. La Argentina, de esta manera, le da la espalda a a las energías alternativas. Es importante recordar que el Ministro de Energía, Juan José Aranguren trabajó 37 años en Shell, en doce de los cuales fue su CEO.