En el marco de la investigación judicial que obra en el Juzgado Federal de Mercedes, provincia de Buenos Aires, la Brigada de Control Ambiental (BCA) realizó una nueva inspección en el Zoológico de Luján.

El operativo estuvo a cargo de la Dirección de Flora y Fauna del Gobierno de la provincia de Buenos Aires y participó también personal de la Defensoría del Pueblo bonaerense.

Durante la jornada, la BCA constató que tigres y leones -los cuales no estaban en exhibición- presentaban falta de musculatura. Ello por motivo de encontrarse en espacios reducidos o hacinados, o debido a causas médicas que deberán corroborarse con sus respectivas historias clínicas.

Sobre los restantes animales presentes en el predio -según se informó- se observó que su estado de salud era adecuado.

Por otro lado, se verificó que recintos donde la fauna estaba alojada no reunían los requisitos mínimos de bienestar animal y seguridad ante escapes.

La cartera ambiental nacional clausuró el Zoológico de Luján a mediados de septiembre de 2020, debido a las sostenidas irregularidades identificadas en el predio en materia de la normativa vigente como no contar con la habilitación municipal, provincial y nacional, no presentar un plan de reconversión, inconsistencias en el plantel faunístico declarado, entrecruzamiento de especies, y por permitir el contacto entre los visitantes y los animales.

Se encuentra en desarrollo actualmente una investigación judicial en la cual el organismo de Ambiente nacional es querellante.