Según la Asociación Argentina de Motovehículos (MOTTOS), se vendieron 250 mil motos en los primeros cuatro meses del año, el mejor número registrado en las comparaciones interanuales. Eso hace pensar a las empresas que este año se venderán 650 mil motos. Si ese número se concreta, la Argentina logrará superar la segunda mejor marca histórica (649.403 en 2012) y se acercará al máximo número (716.207 en 2011).

“Este es el primer cuatrimestre más grande de la historia. La demanda de los últimos años se explica a través de la oferta de productos y del bajo costo de mantenimiento, así como por la necesidad de tener un vehículo que permite disminuir los tiempos de movilidad”, contó Damián Szapkievich, director ejecutivo de Mottos.

Hoy circulan por el país unas 5 millones de motos, que se consiguen a un promedio de entre los 7 mil y los 10 mil pesos, dependiendo de la marca y de la cilindrada.

Para consolidar el proceso de sustitución de importaciones, el Gobierno organiza mesas de trabajo para lograr la integración nacional del 30 por ciento de las piezas (hoy es del 20 por ciento). Con esa intención, la ministra de Industria, Débora Giogi, anunció que comenzarán a fabricarse en la Argentina motos de alta cilindrada.

Inversiones

Con una inversión de 13 millones de dólares, la marca Honda anunció que producirá aquí cuatro nuevos modelos, entre ellos uno de 700 centímetros cúbicos (NC 700X) y auguró fabricar este año unas 160.000 unidades. Esta inversión significará un incremento del 30 por ciento de esa compañía respecto de 2012, período durante el cual la firma exportó por 1,3 millones de dólares en motopartes.
 
Débora Giorgi habló del mercado argentino de motos. “Tenemos un mercado interno y regional en crecimiento, que representa una oportunidad muy importante para el desarrollo de inversiones productivas”.

Entretanto, Zanella intenta abrirse paso en el mercado brasileño, con el fin de volver a exportar sus productos a ese país. Las ventas al gigante del sur llevan 20 años de parálisis a raíz de la pérdida de competitividad provocada por la relación cambiaria entre ambos países.

La compañía trabaja con el Gobierno Nacional para desembarcar en Brasil, que elevó al 35 por ciento el IPI (impuesto a la producción interna) para las motos y partes provenientes de cualquier lugar, con la única excepción de aquellas originarias de Manaos. Este impuesto afecta a los fabricantes locales de moto-vehículos, que no están exceptuados ese impuesto como sí lo han hecho los fabricantes argentinos de de autos.

“El mercado nacional de motovehículos mueve entre 2.500 millones y 3.000 millones de dólares por año, incluyendo venta, repuestos, talleres, patentamiento y seguros”, reveló Walter Steiner, Presidente de Zanella. Y agregó: “A pesar de los obstáculos tenemos muchas posibilidades de seguir creciendo en el país y en la región.”

Para 2013, Zanella tiene previstas inversiones por 15 millones de pesos. Y tiene con una de sus principales metas la ampliación de la producción nacional de motos en un 50 por ciento. La inauguración de una nueva planta es parte de esta estrategia, que facilitará el abastecimiento a varias provincias. El proyecto prevé la incorporación de nuevos modelos, así como la fabricación de partes dentro del régimen de integración nacional, con el firme objetivo de la marca de llegar a la producción de 225 motos diarias en la nueva fábrica, y a un total de 750 entre todas las plantas.