Primeros fueron los vecinos, y su unión motorizó ahora la reacción del Municipio de Tanti, quien rechazó la instalación de una mina que pretende asentarse en el macizo de Los Gigantes para extraer cuarzo y feldespato. El Municipio argumenta que la mina no puede convivir con la naciente de fuentes hídricas y que su presencia será negativa para las reservas naturales que tienen lugar en la zona.

“Tanti está a 28 kilómetros de Los Gigantes pero es el primer poblado que recibe agua del río Yuspe, y el emprendimiento va a estar sobre el arroyo que deriva en el Yuspe” afirmó el biólogo Ricardo Suárez es director del Proyecto de Conservación y Reforestación de las Sierras de Córdoba. La Mina Nácar estaría instalada en la Reserva Hídrica de la Pampa de AchalaLa justicia acaba de aceptar el amparo presentado por el Club Andino Córdoba y la Federación Cordobesa de Montaña y Escalada. La secretaría de Ambiente había suspendido la audiencia pública que determinaría e informaría a la comunidad los detalles del proyecto minero.

La explotación minera en reservas hídricas está desaconsejado por las áreas de reservas naturales. Es la protección de toda una cuenca en la zona más alta del área de Los Gigantes, en la que el agua fluye por toda una red como un peine que va a cada río” Lo llamativo es que la instalación de la mina fue autorizada por la Secretaría de Ambiente de Córdoba. La Mina Nácar pretende instalarse en en la orilla del Arroyo El Cruce, a sólo doscientos metros de la garita del colectiva que lleva a Córdoba Capital, en un lugar de alta rotación de personas.

El sitio es polémico, la mina compartiría espacio con paradores y campings turísticos. Los vecinos la semana pasada hicieron sentir su oposición al proyecto, el impacto ambiental será muy fuerte y negativo si la Mina se instala en Los Gigantes. Luis Azar, Intendente de Tanti confirmó asimismo su “rotundo rechazo” a la instalación de la Mina Nácar, y adelantó que el municipio dictará una ordenanza que “prohíba la explotación de minas” en esa jurisdicción.

Nosotros estamos en contra de todo lo que pueda ser perjudicial para salud de nuestra gente y de nuestra localidad por la contaminación y la destrucción del medio ambiente”, sostuvo el Jefe Comunal, quien recordó que el estudio de impacto ambiental que presenta la empresa minera es anterior al año 2005.

Ricardo Suárez detalla la actividad que realizará la mina en el caso de instalarse: “la primera fase establece 200 metros cuadrados para encontrar la veta; a partir de eso, se va a modificar una hectárea. Se trata de una quebrada bastante profunda, de unos 500 metros, y el impacto no sólo es la voladura para sacar el material e introducir los vehículos. Se llevarían 250 toneladas mensuales de material de extracción, que equivaldría a entre 30 y 40 camiones de material, pero es mucho más granito el que remueven”.

La formación Los Gigantes es el mayor bloque de granito en las Sierras Grandes, las rocas forman parte de la era paleozoica, datan de 368 millones de años. Es zona de avistaje de cóndores, y el terreno es cruzado por varios circuitos de trekking. “La zona debe ser cuidada, porque necesitamos mantener el suelo y la flora. En las épocas de sequía, en Córdoba hay muy poca agua, se seca el pasto y hay incendios, así que tenemos que evitar crisis hídricas”, enfatizó Suárez.

“Tenemos malas experiencias en inundaciones: la mitad de Carlos Paz quedó el año pasado bajo el agua, y esto es evitable si todo el sistema está funcionando. Tenemos otro gran problema: la pérdida de bosque nativo. Hay aludes que provocaron casi 600 casas perdidas en 2015 en Sierras Chicas”.

“Al hacer un hueco, al romper el suelo, esta actividad le suma cuestiones negativas a este lugar, que necesita recuperarse. Por ejemplo, las 80 hectáreas forestadas con el tabaquillo es una acción positiva. Una minera es acción negativa, genera sedimentos que van a ir al río Yuspe, de ahí a Cosquín y al dique San Roque, que se va acolmatando sin capacidad de contener más agua. No quiero que nos roben el silencio‘”, concluye el biólogo.