Desde la Secretaría de Medio Ambiente de Río Negro informaron que hasta el momento se desconocen los motivos por los que la ballena se acercó a la costa, aunque la hipótesis que se sigue es que padecía alguna enfermedad y buscaba un lugar para morir.

Las medidas para reanimar al cetáceo consistieron en humedecerlo con toallas y sábanas para evitar una mayor deshidratación, aunque constataron que se encontraba en malas condiciones.

Asimismo, construyeron un canal para facilitarle la vuelta al mar cuando subiera nuevamente la marea. A las 18 era el horario previsto para la pleamar y se esperaba que la ballena pudiera volver al mar, pero a pesar de los esfuerzos finalmente murió.

En el auxilio al cetáceo trabajaron profesionales del Instituto de Biología Marina y Pesquera Almirante Storni y guardas ambientales de las áreas costeras, y se contactó a Defensa Civil y Bomberos para llevar adelante el operativo.

Desde el organismo oficial estimaron que el animal quedará en el lugar hasta que un proceso natural la devuelva a su entorno para que avance el proceso de descomposición.