Por Leandro Vesco – Fuente: María Hondarré / El Revisionista

Cuando el país estaba por hacerse, la Pulpería San Gervasio ya existía. En manos de los hermanos Toso desde principios del siglo pasado, por su mostrador pasó gran parte de nuestra historia. Hace unos días atrás, dejó de existir Edgar Toso, uno de los últimos pulperos que había heredado de su padre el sagrado oficio que hoy se halla en extinción, junto a su hermano hacía sesenta años que estaba allí trabajando, haciendo patria.

La Pulpería San Gervasio es un ejemplo de cómo estas instituciones fueron de cardinal importancia en la construcción de nuestro país. El 13 de febrero de 1855 un malón compuesto por 5.000 lanceros de las fuerzas de los caciques Calfucurá, Cachul y Juan Catriel arrasaron los fuertes de Azul y Tapalqué, llevándose 150 cautivas y 15 mil cabezas de ganado.  Luego de aquel malón, la pulpería San Gervasio se utilizó como base para reconstruir Tapalqué. Fue la posta a la que llegaban carretas, diligencias y carros con los materiales y los hombres que rehicieron el pueblo.

Este pulpería, a la postre también ramos generales, es el decano de todos los comercios existentes en la campaña de Tapalqué. Conserva todos los rasgos característicos de la antigua pulpería, inclusive las rejas de protección en el mostrador de atención al público.  El piso original de ladrillo fue suplantado por alisado de cemento, siendo esta la única modificación.

Desde hace 60 años pertenece a Edgar Toso y su hermano Aníbal, quienes heredaron la profesión de pulpero de su padre, Don Aníbal, quien llegó al lugar en 1920 para trabajar en la estancia de Esteban Campodónico. El pasado 17 de Mayo, el primero de los hermanos, dejó de existir y con él, un pedazo muy grande de nuestra tradición siente la ausencia de quien fuera uno de los últimos guardianes de una de las pulperías más antiguas de nuestro país. Los pulperos fueron comerciantes, angeles pícaros y sensibles, almas solitarias que custodiaban secretos y promovían la risa y la contención ante el indomable horizonte pampeano, junto con Cacho de Catarina, de la inmortal Pulpería de Mercedes, Edgar Toso hoy ya se ha convertido en leyenda rural.

 

Nuestro cólega Ignacio Melucci nos cede el audio de la última entrevista que le hizo a Edgar Toso:

 

https://soundcloud.com/nachomelucci/entrevista-pulperia-san-gervasio-region-atlantica