La Administración de Parques Nacionales (APN) junto con Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) analizan declarar al volcán Lanín como “sitio sagrado mapuche”, el proyecto busca sentar bases de integración e interculturalidad, aunque ha generado rechazo en algunos sectores vinculados al turismo, ahora el propio gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez se manifestó en contra de esta idea.

Desde su cuenta de twitter, el primer mandatario neuquino sentó postura: “como Gobierno Provincial formalmente ante Parques Nacionales nos opondremos a esta iniciativa. No es contra nadie, es a favor de la neuquinidad como identidad propia de nuestra gente”. En otra publicación agregó: “El Lanín es un símbolo de la identidad neuquina, es de todos los neuquinos y neuquinas. Forma parte de nuestra geografía e identidad cultural. Está en nuestro escudo provincial y nuestra bandera. Es de todos y para todos. Nos representa, todos somos el Volcán Lanín, es de todos y es de nadie individual o sectorialmente”.

La Confederación Mapuche de Neuquén presentó a principios de este año el proyecto para que el macizo de 3776 metros de altura sea sitio sagrado, desde entonces la propuesta es estudiada y se está trabajando en conjunto con el pueblo originario y los organismos nacionales.

“Los valores del Pijañ Mawiza (el volcán en lengua mapuche) se relacionan con nuestra forma de vida, de quienes convivimos desde siempre con él e incluye valores espirituales, culturales, de identidad, educacionales, de paz y terapéuticos. El reconocimiento como “Sitio Sagrado Mapuche” será una oportunidad única para desarrollar el mutuo entendimiento y convivencia entre dos instituciones que desde hace un siglo buscan mecanismos para superar una relación pasada cargada de violencia, abusos de poder e impunidad“, manifestó Jorge Nahuel, de la Confederación Mapuche de Neuquén.

Los mapuches todos los años en enero realizan ceremonias dentro del volcán, por esta razón permanece cerrado al público algunos días en enero. Este es uno los conflictos que más cuesta aclarar, ya que el Lanín es una importante atracción turística, la montaña es visitada por miles de turistas al año, especialmente en época estival. Ensatur, la Cámara que nuclea a los operadores turísticos de San Martín de los Andes, declaró su rechazo al proyecto. El secretario de turismo de la villa turística, Esteban Bosch, declaró: “Lo vemos como una apropiación en exclusividad de un activo natural que es de todos los argentinos y con el cual los neuquinos tenemos una fuerte identificación simbólica. Tratarlo como símbolo religioso de una etnia es discriminar al resto“.

La propuesta intenta levantar puentes hacia la integración, el conocimiento y la biodiversidad. Como todo hecho de interculturalidad, recibe apoyo y rechazo, mientras tanto, el diálogo continúa.