Nosotras hicimos una publicación en la que informamos que poníamos nuestra cooperativa al servicio de la salud y por eso nos contactó gente del Ministerio de Salud con ese pedido”, contó a Télam, Norma Brizuela, una de las referentes de la organización que funciona en el Parque Industrial de la ciudad de Neuquén.

“Traful Newen” significa “unión” en lengua mapuche. Se trata de trabajadoras textiles, todas jefas de familia de entre 35 y 40 años, que hace tres años recuperaron la fábrica en la que eran empleadas y la convirtieron en una cooperativa.

Hicimos ese ofrecimiento para poder seguir funcionando porque somos una gestión obrera que está abierta a la comunidad, porque en su momento, cuando la pasamos mal por el cierre de la fábrica, la comunidad nos acompañó y estuvo con nosotras”, destacó la trabajadora y destacó que “esta cooperativa la sostenemos porque estamos firmes, porque es nuestro trabajo y es algo que nosotras vamos a defender para darle de comer a nuestra familia”.

“La cooperativa tiene que estar abierta a la comunidad y si ahora hay un problema de insumos para la salud, acá estamos nosotras”, expresó Norma.