Siete hombres y una mujer imputados por su participación en carreras clandestinas de galgos realizadas en la comarca petrolera, accedieron a una suspensión de juicio a prueba que incluye una serie de condiciones impuestas por la fiscalía. Asimismo, la acusación pretende llevar a juicio a cuatro de ellos, sobre quienes se comprobó un rol mayor, por lo que ya impugnaron el fallo, informó el medio local La Mañana de Neuquén.

La ley 27330 establece la prohibición de las carreras de galgos en todo el territorio nacional. La causa se inició el 14 de julio de 2019, cuando a raíz de una denuncia se logró desarticular una carrera en pleno despliegue, en una chacra de Plaza Huincul. Durante la diligencia se detuvo a seis personas, se rescataron al menos tres galgos y se secuestró una serie de elementos de interés para la investigación, como jeringas, pecheras y trofeos.

Cuatro de las personas participaron directamente de la organización y difusión de los eventos, mientras que los otros cuatro facilitaron perros y elementos como gateras de largada para la concreción de las carreras. Por este motivo, para los cuatro con menor responsabilidad en los hechos, las partes acordaron la suspensión de juicio a prueba, que contempla donaciones monetarias y de alimento a distintas ONG y organismos estatales.

Las donaciones son distintas porque se buscó establecerlas de acuerdo al alcance económico de cada imputado. En dos de los casos, se fijó una donación de una bolsa de alimento y dinero, y un tratamiento psicológico por juego. Mientras que a otro de ellos se le impuso la donación de $40 mil en cuotas y alimento, monto que constituía el premio de la carrera“, explicó el fiscal del caso, Maximiliano Breide Obeid.

En el caso de los acusados que tenían perros, también se acordó que tendrán que renunciar a la tenencia de los mismos y darlos en adopción. Sin embargo, en el caso de los cuatro organizadores, la fiscalía solicitó que se rechace el pedido de probation introducido por la defensa, ya que pretendían llevarlos a juicio.

Los queremos llevar a juicio porque tienen una participación distinta, algunos hasta tenían antecedentes por lo mismo y se comprobó que uno de ellos avisaba en sus redes sociales que pretendía continuar con la realización de las carreras. Además, dos de ellos medicaron a los perros y por eso también estaban acusados por el delito de maltrato animal, indicó el fiscal a La Mañana de Neuquén.

Sin embargo, la jueza interviniente hizo lugar al pedido de los abogados defensores y dispuso la suspensión de juicio a prueba para todos los imputados, por plazos de entre 12 y 18 meses.