Una nevada leve pero que cubre de blanco a la ciudad se precipita desde esta mañana sobre Ushuaia, donde la sensación térmica descendió hasta los 5,6 grados centígrados bajo cero. La nieve, que transforma el paisaje urbano de la capital de Tierra del Fuego en pleno mes de diciembre, se combina con viento del sector oeste que sopla a 31 kilómetros por hora.

El Servicio Meteorológico Nacional prevé que las posibilidades de chaparrones de lluvia y nieve combinados, permanecerán durante toda la jornada con ráfagas de viento “muy fuertes del sector sudoeste”. Por su parte, la temperatura llegará, como máximo, a los 5 grados sobre cero.

Mientras en el mundo se está debatiendo medidas para frenar las consecuencias del cambio climático, sus efectos se pueden ver y sentir con mayor regularidad. Corrientes marinas que cambian su temperatura, niveles de contaminación que aumentan y condicionan ecosistemas, frío en meses de calor o lluvias desmedidas. Lo cierto es que las nuevas generaciones de feguinos se están acostumbrando a la presencia de la nieve hasta muy avanzado el año. Esta nevada es una muestra de la mutación que está sufriendo el clima.

El pronóstico para ushuaia indica que condiciones similares se presentarán mañana viernes y también el sábado, ya que persistirá la posibilidad de “lluvias y nieve”. El tiempo en la ciudad más austral del mundo recién cambiaría el domingo para cuando se aguardan condiciones inestables, con cielo nublado, pero ya sin precipitaciones.

La nevada de hoy sorprendió a los miles de turistas que visitan la ciudad en temporada de verano, y que realizan a diario las excursiones clásicas al Canal Beagle o al Parque Nacional Tierra del Fuego.