Que los argentinos somos creativos no es ninguna novedad. Tal vez sí lo sea el hecho de encauzar esa creatividad con fines prácticos. Con esa premisa, y en el marco de la política nacional de sustituir productos importados, un equipo integrado por el Centro INTI-Rosario, la Dirección General de Asistencia Técnica (DAT) de la provincia de Santa Fe y empresarios lecheros, logró certificar pezoneras de ordeñe, el paso necesario para la venta al público de este producto diseñado por una empresa de Santa Fe.      

El trabajo de certificación surgió en el marco de las acciones de asistencia a la industria llevadas adelante por INTI-Rosario. En primer lugar se realizó una serie de propuestas de mejoras de productividad y de calidad a las industrias de la Cámara Argentina de Fabricantes y Proveedores de Equipamientos, Insumos y Servicios para la Cadena Láctea (CAFyPEL) (CAFyPEL).

 

“Detectamos una necesidad común a varias empresas asociadas a la CAFyPEL que consistía en lograr la certificación de un producto apto para el contacto y paso de la leche, respetando el Código Alimentario Argentino, de las pezoneras utilizadas en los sistemas de ordeñe automatizado”, explicó la ingeniera Mayra Prado, encargada del INTI Rosario. 

La calidad y sanidad de las pezoneras es fundamental para la salud de los animales ordeñados. Pero al invento le restaba la certificación sanitaria que otorga la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (ASSAl).

  ?
Los grupos de ordeñe son los dispositivos que se aplican en las ubres de las vacas. Por efecto del vacío generado por una bomba, extraen la leche de las ubres y luego llevada hacia los depósitos de almacenamiento. El grupo de ordeñe se aplica a cada ubre del animal mediante un tubo de acero inoxidable que contiene en su interior un tubo de caucho o silicona, llamado pezonera.

La calidad y sanidad de las pezoneras son fundamentales para la salud de los animales ordeñados. También resulta importante para la salud de los consumidores, dado que la leche entra en contacto con las pezoneras al salir de la ubre. Por eso este paso, también, es tan importante.

 

Fotos: Marcelo Arias y Juan Carlos Casas