La Comisión Técnica Interdisciplinaria, dependiente de la Secretaría de Ambiente, no aprobó el estudio de Impacto Ambiental de la Planta de Acondicionamiento de Semillas de Maíz, en la localidad de Malvinas Argentinas, presentado por la firma Monsanto Argentina Sociedad Industrial y Comercial, según publica en un comunicado el Gobierno de la provincia de Córdoba.

El secretario de Ambiente Néstor Pratto, le manifestó al diario La Voz de Córdoba que “tal como está, la empresa no aportó claridad en cuanto al mecanismo de mitigación de los impactos que genera la actividad en el ambiente”.

“Es decisión de la empresa si persiste en su instalación en Malvinas o no”, sostuvo el funcionario, quien a su vez hizo un llamado a recuperar los espacios de diálogo y a mantener la paz social. “Hago un llamado a la gente a que confié en la Justicia y en los funcionarios intervinientes”, dijo Pratto en relación al grupo de personas que mantiene un bloqueo a la planta desde septiembre pasado, encabezados por la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida.

Monsato responde

Por su parte, la empresa respondió con un descargo en el que indica que “la Comisión Técnica Interdisciplinaria identificó que en el desarrollo del proceso productivo no se cumple con los requisitos básicos de gestión integral de residuos. La Comisión evaluó que la documentación respaldatoria es insuficiente, reiterativa y sin profundidad técnica necesaria para responder adecuadamente a los condicionamientos cursados. Por tal motivo, es decisión de la Secretaría de Ambiente de la Provincia no autorizar el estudio de impacto ambiental presentado por la empresa Monsanto”.

Sofía Gatica, una de las referentes de la resistencia a Monsanto en Córdoba le dijo a ese medio: “Estamos muy contentos con esta noticia. Pero no vamos a estar tranquilos hasta no escuchar al Gobernador decir que Monsanto se va de Córdoba”. La mujer afirmó que mantendrán el acampe mientras la empresa mantenga su decisión de instalarse en Malvinas. Sin embargo en Monsanto no se quedan atrás, la firma emitió otro comunicado en el que dicen estar dispuestos a elaborar un nuevo estudio de impacto ambiental, “más amplio y exhaustivo, para cubrir con todos los requerimientos y expectativas de las nuevas autoridades provinciales como también de los vecinos de Malvinas Argentinas”.

La empresa ratificó que no avanzará con la construcción de la planta acondicionadora de semillas de maíz en la localidad de Malvinas Argentinas hasta que el nuevo estudio de impacto ambiental haya sido debatido en audiencia pública y aprobado por la autoridad provincial correspondiente.

En el marco del anuncio del nuevo marco normativo ambiental, desde Monsanto confían “en el diálogo respetuoso que favorezca las condiciones para una Convivencia Ambiental Provincial, logrará disipar cualquier temor acerca de nuestro emprendimiento y nos permitirá avanzar con la construcción de una planta productiva respetuosa con el medio ambiente, y que significará una oportunidad de desarrollo económico y social para toda la provincia”. Habrá un nuevo round.