Los legisladores Alejo Ramos Mejía y Jorge Vallaza, pidieron que se declare el estado de “emergencia ambiental” para trabajar solucionar con todos los recursos la situación ambiental del lago Nahuel Huapi y la cuenca del río Limay.

“Resulta imperioso que el Estado provincial disponga en lo inmediato de medidas de carácter urgente que impidan futuros vertidos de crudos al lago. Estas inversiones deberán tener que contemplar además, las medidas que correspondan para reparar el daño ambiental causado”, indicó Ramos Mejía al presentar el proyecto de ley.

La cuenca del Nahuel Huapi es utilizada para fines recreativos y para la provisión de agua para consumo humano por lo cual debería tener los tratamientos adecuados con el fin de obtener una calidad determinada, ya que se encuentra afectada la protección de la salud pública.

Además de la declaración de emergencia, el proyecto de ley plantea el “inmediato cese del daño ambiental, un plan de remediación que prevea la recomposición de los daños causados, y la toma de medidas apropiadas de mitigación de riesgo y asistencia a la población afectada tanto en su salud como materialmente”.

Por su parte, una barilochense Silvia Muro inició una petición a través de la plataforma change.org para juntar firmas y exigir que “dejen de verter aguas negras en el lago”.

Este pedido se suma al reciente recurso de amparo presentado por la senadora Magdalena Odarda que además implicó también la junta de firmas para darle más respaldo al pedido. Alrededor de 3 mil ciudadanos firmaron para reclamar contra el gobierno provincial por no realizar las obras de infraestructura necesaria para evitar los derrames cloacalas y contra la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB) por las acciones llevadas a cabo cada vez que “la planta depuradora no da más”.

En las últimas horas se difundió en internet un video que muestra el desemboque directo de residuos cloacales sin tratamiento al agua:

Por su parte, el gobernador Alberto Weretilneck y el ministro de Obras y Servicios Públicos, Carlos Valeri, descartaron que exista contaminación en el lago Nahuel Huapi, a pesar de que un estudio determinó mala calidad del agua en inmediaciones de la planta depuradora.