El volcán Lanín es el símbolo de la provincia de Neuquén. La Administración de Parques Nacionales (APN) estudia desde principios de este año en conjunto con el Instituto de Asuntos Indígenas (INAI) el pedido de la Confederación Mapuche de Neuquén para que el enorme macizo sea declarado “sitio sagrado natural mapuche”.

El proyecto es polémico y ya ha dividido a la sociedad andina. Esteban Bosch, secretario de turismo de San Martín de los Andes está en contra, “lo vemos como una apropiación en exclusividad de un activo natural que es de todos los argentinos y con el cual los neuquinos tenemos una fuerte identificación simbólica. Tratarlo como símbolo religioso de una etnia es discriminar al resto“, expresó al diario La Nación, en tanto que consideró que “la figura de sitio sagrado puede crear, además, confusión respecto a cuál es su efecto y alcance”.

Desde la APN advirtieron que de aprobarse la propuesta no implicaría una cesión de jurisdicción ni ceder derechos de posesión. “El volcán no dejará de ser público”, advirtieron. El volcán Lanín es considerado por los mapuches un centro de energía espiritual y de conocimiento ancestral. Desde el año 2008, durante cuatro días de enero, el volcán se cierra para que los mapuches puedan practicar el rito Gejipun, en esos días la comunidad se conecta con la energía de la montaña. Esta ceremonia se recuperó para darle “un respiro” a Pijañ Mawiza (el volcán en lengua mapuche) por la enorme cantidad de turistas que lo visitan. El rito festeja la biodiversidad.

De aprobarse la medida, la Confederación Mapuche de Neuquén espera poder hacer uso del volcán para sus ceremonias en forma más regular, este es el punto donde aún no se han puesto de acuerdo. “En APN respetamos sus ritos pero ya les comunicamos que lo ideal no es hacerlo en el punto más alto de la temporada. Por lo demás, nuestra voluntad es escucharlos pero entendemos que la propuesta de sitio sagrado insumirá una larga negociación, que se viene dando en un clima de tensión y distensión. Las posturas al comienzo eran inflexibles y restrictivas, hasta que les transmitimos que lo que proponían no era viable ya que el volcán es de todos. Ahora el eje es rediscutir el área de uso para ceremonias“, explicó Horacio Pedrozo, Intendente del Parque Nacional.

La propuesta de declarar el volcán Lanín como sitio sagrado mapuche se estudia desde principios de año y en su base quiere sentar un diálogo intercultural. “Los valores del Pijañ Mawiza se relacionan con nuestra forma de vida, de quienes convivimos desde siempre con él e incluye valores espirituales, culturales, de identidad, educacionales, de paz y terapéuticos. El reconocimiento como “Sitio Sagrado Mapuche” será una oportunidad única para desarrollar el mutuo entendimiento y convivencia entre dos instituciones que desde hace un siglo buscan mecanismos para superar una relación pasada cargada de violencia, abusos de poder e impunidad“, manifestó Jorge Nahuel, de la Confederación Mapuche de Neuquén.

El volcán Lanín está considerado activo. Su ultima actividad la tuvo el 15 de febrero de 2017. Tiene una altura de 3.776 metros, y está dentro del sistema de volcanes conocido como Cinturón de Fuego del Pacífico, según se ha podido determinar, hace 1600 años tuvo su última erupción. El Parque Nacional Lanín es el área protegida que lo contiene, es una montaña de gran atracción turística ya que su ascenso es relativamente fácil por su cara norte. En su lado sur tiene grandes glaciares, aunque desde la década del 80 muchos han desaparecido. Por su importancia, está en el escudo provincial.