Miembros de la ONG Sinergia Animal se manifestaron frente a las oficinas de Arcor para pedir que la empresa deje de usar jaulas en la producción de huevos donde las gallinas se hallan hacinadas sin poder caminar ni abrir sus alas. Como sucede en otros país piden por la abolición de estos métodos y la creación de políticas que aseguren una mejor calidad de vida para estas aves.

Los activistas entraron al hall de la empresa donde dejaron fotos de “gallinas engañadas”, dentro de predios superpoblados con miles de gallinas ponedoras de huevo enjauladas. Dejaron 16.000 firmas que juntaron en una campaña online. “No hay justificación lógica y aceptable para Arcor. La mayoría de sus competidores ya han asumido ese posicionamiento ético, los consumidores ya no toleran tanta crueldad con los animales y existen métodos alternativos totalmente viables”, explicó José David Lozano, director de Sinergia Animal en Argentina.

Arcor, una empresa que se jacta de tener un serio compromiso con el cuidado del medio ambiente, con políticas activas de Responsabilidad Social emitió un comunicado en el que asegura que “no maltrata ni financia la tortura de animales, la empresa está comprometida con la gestión sustentable de sus negocios desde el abastecimiento hasta la elaboración y entrega del producto final”

En el mismo comunicado, la empresa enfatiza que desde el año 2012 ejecuta un programa que está orientado a mejorar “la cantidad, calidad, salubridad y responsabilidad ambiental y social de los insumos agropecuarios” que utiliza, entre ellos azúcar, grasas y aceites, derivados de cacao y de lácteos, cereales, frutas y hortalizas”. La ONG Sinergia Animal a su vez informa con datos de la International Egg Comission, donde se difunden datos preocupantes, el 85% de las gallinas usadas en Argentina para la producción de huevos pasan sus vidas encerradas en jaulas.

Estas jaulas, llamadas, “de batería” son donde amontonan de 5 a 10 gallinas donde entre ellas tienen menos espacio que el espesor de una hoja de papel. Estas jaulas ya fueron prohibidas en la Unión Europea y en Nueva Zalanda, y muchos Estados de Norteamérica también se han plegado a esta política de terminar con estas jaulas. “McDonald’s, Burger King, Subway y Grupo Alsea han decidido eliminar de sus locales de Latinoamérica el uso de jaulas en batería”, informan desde la ONG.