Mientras bandadas de tucanes invadieron la zona urbana de San José de Metán, provincia de Salta, los concejales tienen en el orden del día un proyecto para declarar la emergencia ecológica para el municipio.

El autor de esta iniciativa, Marcos Gramaglia, indicó que la idea es que se declare zona protegida a las áreas naturales del cordón montañoso, cuya fauna se encuentra amenazada, así como los sectores que se deforestan.

La iniciativa se encuentra en estudio y contempla dos zonas: de sur a norte, desde el Arroyo de las Cañas hasta el Arroyo de las Tipas, en tanto al oeste desde la falda y hasta las cumbres de las sierras subandinas, limitando con la cordillera oriental. Se pretende que esta amplia área sea catalogada como reserva natural y paisaje protegido.

Según especialistas, los tucanes llegan a la zona urbana en busca de alimento en ciertas épocas del año. Vecinos y ambientalistas de la zona están preocupados por la captura y posterior matanza de los tucanes, ya que hubieron ataques con gomeras y rifles de aire comprimido, y a algunos los atraparon para comercializarlos en el mercado negro nacional, o para tener como mascotas.

Según indicó El Tribuno, los antecedentes de esta problemática datan de septiembre de 2013, cuando vecinos y concejales metanenses exigieron protección para tucanes, loros y otras aves que, a consecuencia de los incendios registrados en las serranías, huyeron hacia la ciudad y fueron atrapadas por desaprensivos para su posterior comercialización ilegal.

En aquella oportunidad, barrios, espacios verdes y hasta el centro de la ciudad, fueron los lugares elegidos por las aves ante el avance de las llamas y del humo que destruyeron su hábitat natural en los cerros.

“Lo lamentable, es que muchas personas atacaron a las aves”, dijo en esa oportunidad la exconcejal Marisa Bernasar. Preocupada por la situación, la edil presentó, junto al exconcejal de la UCR, Marcos Toledo, un proyecto para que el municipio adhiera a Ley Provincial de Medio Ambiente (7.070) y de Protección de la Fauna Silvestre (5.310).

Remarcaron que la extinción de numerosos animales es por la caza indiscriminada, entre los cuales se encuentran factores diversos: por ser considerados plaga, por ser tomadas como especies de comercialización y por la falta de una conducta responsable y toma de conciencia sobre la protección del ambiente.

En agosto del año pasado, un grupo de chicos atrapó a un hermoso ejemplar de tucán. Lo golpearon y le cortaron las plumas de las alas para que no pudiera volar. La Policía lo rescató y lo llevó a un veterinario, pero el animal murió por las heridas y el estrés que sufrió.