Nueve pingüinos magallánicos que habían sido rescatados en distintos puntos de la costa bonaerense con cuadros de desnutrición y de alta carga parasitaria fueron reinsertados en las playas de la localidad balnearia de San Clemente del Tuyú, tras ser socorridos por el Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fundación Mundo Marino.

Una posible hipótesis que explicaría estos cuadros sería la dificultad de encontrar alimento suficiente durante sus procesos migratorios, y ante la falta de nutrientes sus sistemas inmunológicos se debilitarían y se volverían vulnerables a diversas patologías.

El pingüino magallánico, especie amenazada de extinción según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), es un ave que nidifica y reproduce en la Patagonia argentina y chilena entre los meses de septiembre y marzo. La especie no vive sólo en zonas de bajas temperaturas, ya que a partir de abril migra hacia las aguas más cálidas de Uruguay y el sudeste de Brasil.

Dado que el pingüino magallánico vive en grupos, cuando un animal llega al Centro de Rescate de Mundo Marino prmanece allí hasta que se forme un grupo con otros pingüinos también rescatados. Una vez constituido un grupo y luego de finalizado el proceso de rehabilitación de todos, son regresados al mar.

Karina Álvarez, bióloga responsable del área de Conservación de la Fundación Mundo Marino, indicó que “el mar nos brinda mensajes cuando encontramos animales en estas condiciones. Y todas las señales nos indican que estamos teniendo problemas más graves de los que se ven a simple vista, especialmente aquellos vinculados tanto a la contaminación por hidrocarburos o plásticos como a la sobrepesca”, explicó.

“La tarea de reinsertar animales marinos y difundirlo no sólo es importante, en este caso, por los pingüinos rescatados, sino por el mensaje que nos ayuda a transmitir a la comunidad: tenemos un problema y debemos cambiar conductas para contenerlo”, agregó.

Este grupo, que se suma a los más de 2.150 pingüinos rehabilitados por Mundo Marino, fue reintroducido ante la mirada de expertos en conservación de la fauna de toda la Región, quienes viajaron a San Clemente del Tuyú en el marco del 25° Congreso anual de la Asociación Latinoamericana de Parques Zoológicos y Acuarios (ALPZA), encuentro en el que se debaten estrategias para la conservación de la biodiversidad, el bienestar animal y la educación ambiental.