En 1971, el Dr. Roger Payne, reconocido investigador a nivel mundial y actual presidente del Ocean Alliance, realizó el primer relevamiento aéreo de foto-identificación de las ballenas francas de Península Valdés. Este evento científico, representó el inicio del “Programa de investigación Ballena Franca Austral”.

Durante ese primer relevamiento se obtuvieron fotografías de una cría que fue ingresada junto a su madre en el catálogo de ballenas francas identificadas, bajo el número 0110-71, lo que indica que es hija de la ballena 0110 y que nació en 1971.

Para conmemorar el 50 aniversario del inicio del programa de foto-identificación en Argentina, el ICB suma a esta ballena al Programa de Adopción Ballena Franca Austral. Dado que fue una de las primeras en poder identificarse, fue bautizada como “Pionera”.

“Conocemos a Pionera desde el año de su nacimiento, y eso la hace tan especial, ya que es una ballena de 50 años al igual que el programa de investigación que llevamos adelante en forma conjunta con el Ocean Alliance, destacan desde el ICB.

Pionera, una ballena de 50 años

A lo largo de estas cinco décadas, se logró registrar a Pionera en 25 ocasiones diferentes. Pionera tuvo al menos cinco crías. En el último registro de 2017 se encontraba con un ballenato, lo que indica que aún se encuentra en edad reproductiva. Su madre -la ballena 0110 – también fue identificada por primera vez en 1971 y a lo largo de 37 años, ella tuvo al menos ocho crías, es decir que Pionera tiene por lo menos siete hermanos y hermanas nacidos en las aguas costeras de la provincia de Chubut.

ballena fotografias

Pionera simboliza el poder del esfuerzo y la constancia que una ballena y un estudio científico deben tener para sortear los desafíos enfrentados durante cinco décadas de vida.

El Dr. Mariano Sironi, director científico del ICB, comparte: “En 2020 celebramos 50 años del inicio de la foto identificación de ballenas en Argentina y en el mundo. Este hito nos encuentra en una situación excepcional, que nunca imaginamos. Por primera vez, no pudimos realizar el relevamiento aéreo anual en las aguas costeras de Península Valdés. Sin embargo, hemos continuado nuestro trabajo científico de manera intensa, y estamos listos para celebrar el inicio del segundo medio siglo de historia de la ciencia con las ballenas de la Patagonia”.

Lo que nos muestra el cuerpo de Pionera

En 2017 se observó en las fotografías tomadas durante el relevamiento aéreo, una herida en su pedúnculo caudal que, por sus características y localización, pudo haber sido causada por una soga o red de pesca. La herida no estaba allí en registros anteriores. Esto es una señal de alerta para la población de Península Valdés, ya que los enmallamientos en sogas y redes de pesca son una de las principales causas de muerte de origen humano en las ballenas francas del Atlántico Norte, que están en serio riesgo de extinción. También es una demostración de la importancia que este estudio tiene para monitorear el estado de la población y alertar sobre las amenazas humanas que afectan la salud y el bienestar de las ballenas en el largo plazo.

Se estima que más de 100.000 ballenas y delfines mueren a nivel global cada año debido a enmallamientos producidos por sogas. Los aparejos de pesca abandonados o perdidos en el mar, además de impactar negativamente sobre las especies, son una fuente de contaminación plástica. Es necesario que todas las personas tomemos conciencia de los efectos de nuestras acciones en el medioambiente y actuemos con responsabilidad para proteger la vida y la salud del mar.

Estudiar las historias de vida de individuos conocidos, durante las últimas 5 décadas, constituye una herramienta de valor incalculable para su protección y la de su hábitat.