Se trata de un paso más hacia la puesta en valor para la comercialización legal de productos que respetan la biodiversidad de la flora y fauna nativa, con la Resolución Conjunta 26/2019 de la Secretaría de Regulación y Gestión Sanitaria y Secretaría de Alimentos y Bioeconomía, del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación.

La inclusión de la pitanga (Eugenia uniflora) brinda a las comunidades que habitan el bosque la posibilidad de obtener un ingreso alternativo haciendo uso sostenible del entorno, tal como se propone desde el proyecto de uso sustentable de la biodiversidad (USUBI) que lleva adelante la Secretaría de Ambiente nacional.

La pitanga fue registrada, además, con los nombres populares ñangapirí y arrayán. Es calificada como una especie de planta nativa, que crece como arbusto o árbol pequeño, ampliamente distribuida en las provincias del norte argentino, tanto como en el sur de Brasil, Paraguay y Uruguay.

La resolución mencionada indica que sus frutos se consumen crudos o se emplean para elaborar jugos y su pulpa, para la preparación de helados, yogures, licores, jaleas y mermeladas, entre otros.