En nuestro país, lo avistadores alcanzan la cifra de cincuenta mil. Según el biólogo Javier de Leonardis, lo atractivo de la disciplina es que no requiere grandes destrezas físicas y esto permite aglutinar grupos heterogéneos compuestos por adolescentes, jóvenes y adultos mayores. En Esquel

“En Esquel contamos con unas ciento setenta en esta época del año, de las cuales sesenta y cuatro son muy fáciles de visualizar”, detalla el biólogo, miembro del Club de Observadores de Aves regional (COA Diucón Comarca Los Alerces).

El municipio promueve la actividad hace siete años, abocado a la especialización y la capacitación de guías turísticos en la disciplina. Se calcula en unos ochenta millones la cantidad de avistadores en el mundo, siendo Inglaterra su cuna y punto de difusión. 

De Leonardis identifica tres grupos; el principiante, que se une a la excursión a través de su gusto por el turismo de naturaleza; el observador nacional nucleado a través del COA (Club de Observadores de Aves) y el turista avistador extranjero. Este último suele viajar especialmente buscando un determinado tipo de ave y es más exigente en la calidad del servicio. 

Suelen requerir guías de profesión biólogos, especializados en aves y preferentemente bilingües. Pioneros en la especialización del avistaje “En la región, fruto de una ardua tarea de capacitación llevada adelante durante los últimos años, nos encontramos a la altura de las exigencias del turista extranjero. 

La actividad es comparable a la pesca deportiva en cuanto a la rentabilidad y la calidad del servicio y tiene un gran potencial para desarrollarse en los próximos años”, destaca De Leonardis.

A través del Parque Nacional Los Alerces y la nueva legislación que rige la actividad, el título de Guía de observador de aves es un hecho.  “Si bien el avistaje no se requiere de una infraestructura específica, se está trabajando activamente en la colocación de cartelería específica de autoguía y descripción de las especies visibles por zona”, detalla.

En la Reserva Natural urbana La Zeta está proyectada la construcción de un observatorio sobre la laguna para posibilitar el avistaje de aves del ambiente acuático”, adelanta.