En nuestro mapa hay cientos de pueblos y monumentos olvidados que han tenido una importancia capital para nuestra historia, para salvarlos de la soledad del abandono la Comisión de Monumentos y Lugares Históricos lanzó el programa Pueblo Histórico Nacional que tiene como finalidad preservar y revalorizar una lista de 14 de estos sitios en todo el país.

La primera etapa se centrara en una lista de 14 pueblos. El presupuesto destinado es de 30 millones de pesos. Las obras de restauración serán financiadas por el Banco Interamericano de Desarrollo, recursos propios de las provincias,  empresas privadas, el Ministerio de Turismo y el Fondo Nacional de las Artes. Una de las particularidades de este programa es que los propios habitantes votaron por aquellos lugares en sus pueblos que necesitan una restauración, y también serán ellos mismos -coordinados por profesionales de la Comisión Nacional de Monumentos- quienes trabajen y lleven a cabo la revalorización. El hecho plantea un cambio de paradigma con respecto a otros proyectos, ya que la participación de los habitantes promueve el arraigo y la identidad.  Una vez concretada la restauración cada uno de los catorce pueblos pasaran a formar parte de la Red de Pueblos Auténticos, un programa de la Ministerio de Turismo que fomenta el turismo en lugares poco conocidos.

“Por primera vez se encara un proyecto que incluye el financiamiento de obras. Armamos una estrategia para la puesta en valor de la identidad, dar trabajo y generar una dinámica que promueva el desarrollo de cada uno de estos lugares“, comentó al diario La Nación,Teresa Anchorena, presidenta de la Comisión de Monumentos. El programa es ambicioso y trabaja en el concepto de que los pequeños pueblos o lugares olvidados pueden ser atractivos turísticos, pero también ayudan a preservar la memoria e identidad de los pobladores que habitan estos pueblos, que han elegido permanecer en estos puntos olvidados en el mapa.

La lista es promisoria, se trabajará en la Casa Faro Leones en Camarones, que está abandonada desde los años 60, también en las primeras viviendas de Pueblo Gaiman, una colonia de galeses, ambos pueblos de la provincia de Chubut. En Corrientes, Yaguareté Corá una ciudadela en los Esteros del Iberá fundada por los jesuitas. En la misma provincia, el Centro Histórico de Goya. En la Isla Martín García, arreglarán el Teatro Urquiza y el Faro, ambos muy deteriorados. En Córdoba el programa restaurará varios edificios de La Cumbre más la casa de Manuel Mujica Lainez, también planean hacer una residencia para artistas.

San Francisco de Alfarcito es un pequeño pueblo jujeño de 160 habitantes, allí se restaurarán las casas de adobe y piedra. En Santa Fe trabajará en la revalorización de las sinagogas, en Moisés Ville. Entre Ríos, en la Colonia Avigdor, para intentar detener el éxodo pondrán en valor viejas industria agrícolas y ganadoras que fueron en su momento el motor económico de la localidad. La lista continúa y abarca provincias de todo el país.  Este plan de rescate de pueblos constituye un hecho inédito en nuestro país que pone en valor edificios que son el pilar de la identidad de las pequeñas comunidades.