Fuente: Télam
 
Las abundantes precipitaciones que se registran en la provincia de Buenos Aires, con marcas superiores a los registros históricos, las altas temperaturas en pleno invierno en el norte y las fuertes nevadas con viento blanco en la cordillera “son parte de una compleja situación meteorológica” donde el fenómeno del Niño “es en buena parte responsable” afirmaron especialistas.
 
El Ministro de Infraestructura bonaerense Alejandro Arlía aseguró que en la zona “se registran un promedio anual de 800 a 1500 milímetros y en sólo cinco días la cabecera del río Luján recibió cerca de 400, de allí la magnitud del fenómeno que superó marcas históricas”. Los especialistas del Servicio de Información Científica de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA asociaron este fenómeno, a “una compleja situación meteorológica donde el fenómeno del Niño es en buena parte responsable”.
 
Precisaron que un “extenso sistema de bajas presiones se formaron en el océano Pacífico, frente a las costas de Chile, sin desplazarse hacia el este, lo que generó la formación de fuertes vientos que, al enfrentarse con la Cordillera, ocasionaron grandes nevadas y viento blanco en los andes cuyanos y el NOA”.
 
Los especialistas indicaron que desde “el miércoles pasado, en el centro-este y norte del país, el viento en niveles bajos comenzó a ser predominantemente del sector Norte, lo que permitió un aumento de temperaturas, principalmente en el este del NOA y norte del Litoral y Mesopotamia” Aseguraron que esto dio lugar “a que se alcanzaran marcas por encima de los 38 grados durante el fin de semana pasado, algo poco habitual para la época de año”.
 
“Además de promover ascensos de temperaturas, los vientos del norte favorecieron también el ingreso de humedad, combustible imprescindible para el desarrollo de tormentas”, sostuvieron. El servicio de información científica de la Facultad de Exactas destacó además, que “esas masas de aire inestable son las que produjeron abundantes lluvias y tormentas” desde el miércoles.
Precisaron que este flujo de aire cálido y húmedo del norte “interactuó con la entrada de un intenso frente frío desde el sur, lo que dio lugar a intensas tormentas principalmente en el norte de Buenos Aires, Córdoba y el centro y sur del Litoral” .