Las mujeres privadas de su libertad en el anexo femenino de la Unidad 46 San Martín, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), confeccionaron 700 barbijos que fueron distribuidos entre el Hospital de Niños de La Plata y la Fundación Prasam, entidad que vela por los derechos de los niños en la provincia de Buenos Aires.

Se trata de un acuerdo entre el Servicio Penitenciario Bonaerense y la Fundación Prasam (Prevención y Asistencia en Salud mental), el programa “Más trabajo, menos reincidencia”, impulsado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia.

Los rollos de tela y los elásticos utilizados para la confección de barbijos en su versión “Emobocas” (con una sonrisa cosida para expresar estados de ánimo) fueron provistos por la Fundación. “Las internas que participaron en la fabricación recibieron también una capacitación sobre los derechos de los niños y el contexto en el que se realiza la donación”, detalló el psicólogo Daniel Rosemberg.