La movilización fue convocada por la Multisectorial Humedales Rosario que, luego de su “épica” travesía náutica, desde la ciudad santafesina hasta la localidad  bonaerense de Tigre, realizó un acto en el Congreso este miércoles para pedir que el proyecto unificado de la Ley de Humedales sea tratado en la comisión de Agricultura y Ganadería, donde permanece desde hace más de seis meses.

“Es crítico lo que se está viviendo desde el año pasado en el Delta del Paraná, se quemaron más de medio millón de hectáreas de humedales en manos del agronegocio y de las especulaciones inmobiliarias y este año los focos de incendio fueron más todavía“, explicó Ivo Peruggino referente de la Multisectorial. “La ley de humedales está cajoneada en Comisión de Agricultura y Ganadería“, agregó.

Cientos de personas, en su mayoría jóvenes, se movilizaron hasta el Congreso, entre ellos los kayakistas que remaron desde Rosario y llegaron ayer al Dique Luján, y marcharon levantando los remos y sus kayaks, también algunas personas sostuvieron banderas de pueblos originarios y carteles con distintas frases como: “Ecocidio no es progreso”, “Ley de Humedales ya!”, “No hay planeta B”.

La marcha fue encabezada por las chamanas, pertenecientes al Movimiento de Mujeres Indígenas de Abya Yala, quienes realizaron un ritual de la Pachamama durante todo el camino al Congreso.

Lo que plantea la ley no es que no se pueda realizar ninguna actividad productiva sobre los humedales, queremos que las actividades se regulen. Hoy en día se destruyen los humedales por la avaricia de unos pocos, el lobby agropecuario, minero e inmobiliario, a costa de la salud del ambiente y del resto de la población“, completó Peruggino.

El petitorio presentado señala que preocupa “enormemente la falta de avances en la Cámara Baja” y que “el 2020 nos dejó las cenizas de un país en llamas: más de 1.200.000 hectáreas afectadas por el fuego, miles de ejemplares de nuestra fauna muertos y cientos de casas perdidas”.

Además, advirtieron que “si la Cámara de Diputados no vota este año la Ley de Humedales, una vez más perderá estado parlamentario“, como ya había sucedido en 2013 y 2016 en las que el proyecto tuvo media sanción en Senado. Por eso se exige que se trate el proyecto para que pueda ser votado antes del cierre de este año legislativo.