Fuente: Diario La Arena / Télam

En la Casa de la Pampa de la Ciudad de Buenos Aires y en el marco del ciclo “Ñuke Co” se presentó el documental de Valeria Tochi, pampeana oriunda de Ingeniero Luiggi, que realizó la producción con el objetivo inicial de culminar su carrera de grado de “Cine y Televisión”, en la Universidad Nacional de Córdoba, pero que finalmente se convirtió en una herramienta para “darle relevancia y que se difunda” la problemática social que ocasiona la desición mendocina de cortar el cauce del río Atuel, perjudicando a La Pampa.

“En 2010, con Fernado Carrillo -el otro productor- nos juntamos y decidimos hacer el documental sobre el Atuel, problemática conocida en La Pampa pero ‘por arriba’, por lo que decidimos profundizar este tema emblemático para los pampeanos”, sostuvo.

Una vez tomada la decisión, Tochi y Carrillo estuvieron “un año leyendo y encontrándonos con cuestiones económicas y jurídicas”. Y agregó “cuando vas al lugar y ves cómo vive la gente te das cuenta que es un problema social y que de alguna manera se está privilegiando un tema económico por sobre la vida de esas personas, que ahora son pocas, pero se ve cómo el acceso al agua es un derecho que está siendo violado. Ahí radica la importancia del tema, porque la gente está sufriendo las consecuencias de la aridez y la desaparición del río”, sostuvo.

El documental -de 30 minutos de duración- recoge wwwimonios de pobladores que cuentan su vida en el oeste pampeano y las posibilidades que tenían de generar productos primarios con el cauce del río permanente; así como también, entre otros, el relato de miembros de la Fundación Chadileuvú, organización pampeana que lucha por el derecho al agua, que describen el panorama de pérdida económica, desastre ambiental y consecuencias sociales que generó la decisión mendocina de cortar el río.

A “la memoria del agua”, cuenta Tochi, la descubrieron “en el lugar: por eso decidimos ponerle el nombre que lleva la película, que cuenta cómo, a través de las generaciones, los pobladores comenzaron a tomar algo normal no tener agua del río”.

La cineasta recordó cuando, previo al inicio de las asambleas permanentes por los ríos -movimiento que hoy funciona con fuerza en Santa Isabel, una de las localidades afectadas por la pérdida del agua- hicieron las primeras filmaciones en el lugar y allí “no había conciencia” sobre el derecho; pero posteriormente, luego de iniciada la lucha popular, “volvió esa conciencia de que el agua les pertenece y debería estar ahí”.

“Creo que desde mi lugar abordé el conflicto, y es lo que puedo hacer como cineasta, que es darle relevancia a esto y ayudar a las organizaciones y al Gobierno de La Pampa para que esto se difunda, porque fue una investigación y está bueno que se aproveche”, sostuvo Tochi.

“Desde mi carrera se pueden hacer distintas cosas, pero me parece importante que se visibilicen las problemáticas sociales”, explicó. Cabe destacar que el ciclo Ñuke Co -que significa “Madre Agua”- tiene tres años y rescata la temática del agua a través de artistas que mantuvieron la lucha y la visibilización de la problemática del Atuel.