Por Leandro Vesco

El 8 de Mayo de 2003 en Chubut se promulgó la Ley 5001 que prohíbe la minería a cielo abierto y la explotación a través de métodos que incluyan cianuro. Con la llegada del nuevo gobierno, la industria minera recobró fuerzas y el debate que ya se debatió en aquel año y que produjo la Ley vuelve a generar divisiones en una provincia que eligió un modelo de desarrollo alejado de la minería.

Las posturas son opuestas y al parecer irreconciliables. Las empresas y el gobierno tienen su peón: el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, quien asegura que la minería es la salvación para la gente de la meseta que no tiene trabajo y que “se puede desarrollar en el lugar ambiental que corresponda con los debidos controles” La ciudad que gobierna no es precisamente un modelo de cuidado ambiental, con la costa contaminada con hidrocarburos y deshechos cloacales, Comodoro comprueba en carne propia el costo de la industria extractivista petrolera.

Hay que buscar alternativas por todos lados” afirma Linares, apurado por atraer empresas que trabajen y extraigan los recursos de una provincia que en estos días sufre la caída del precio del crudo, y Comodoro Rivadavia, lo siente más que ninguna otra ciudad en el país, de aquí se explica la postura del Intendente. “La minería es un recurso importante que tienen los chubutenses al alcance de la mano”  Para el alcalde comodorense la minería vendría a llenar el vacío de políticas sociales. Las empresas que quieren venir a Chubut practicarían minería a cielo abierto y las que no, usarían cianuro para extraer metales, ambas actividades hoy prohibidas.

“Cuando me dicen que la minería sí o no, me gustaría que los que hablan tan fácilmente vayan a la meseta y hablen con la gente de ahí. En Gan Gan o Gastre, la gente para extender su esperanza de vida tiene que salir a buscarla en otro sitio y con ello viene el desarraigo. El otro día una persona me dijo que le dijeron que si llega la minería iba a morir por el cianuro o metal que vuele en la zona, entonces me explicó que quiere que lo dejen elegir el tipo de muerte que deseaba, porque por ahora se estaba muriendo de hambre” A falta de trabajo, es mejor dañar el medio ambiente, ese es el razonamiento del Intendente Carlos Linares.

En la vereda opuesta está el actual Gobernador Mario Das Neves que es defensor de la Ley 5001, y aseguró que bajó ningún pretexto permitirá la instalación de empresas que incumplan con la Ley. Para el mandatario “es una mentira que la mineria genera riquezas, sino que además contamina“. Manifestó además que en nuestro país no están dadas las condiciones tecnológicas necesarias que tienen otros países en donde se practica la minería en forma responsable. El gobierno Nacional pretende que las provincias que tienen recursos naturales en su subsuelo firmen un Acuerdo Federal Minero, pero Das Neves tiene una opinión formada: “Hablan de firmar un gran acuerdo nacional minero, pero Chubut no lo va a hacer. A mi no me consultaron sobre las mineras y eso le enojó al Gobierno”

Chubut, según estudios, tiene grandes reservas de oro y uranio, empresas de Canadá e Inglaterra quieren invertir allí. La meseta chubutense está en la mira de estas compañías que no quieren perderse esas millones de toneladas de metales preciosos que la naturaleza dispuso allí, para hacer más rico el territorio patagónico. La política es un espacio de negociación permanente. Los ambientalistas y defensores de la vida, por ahora pueden estar tranquilos, pero en esta danza de negociaciones hay favores y mucho dinero en juego. La presión minera está operando con fuerza en una provincia que hace muchos años le dijo no a una industria que sólo deja contaminación y atraso.