El Gerente General de la Minera Alumbrera Limited, Rául Mentz será procesado por órden del Juez Federal Número 2 de Tucumán, Dr. Fernando Poviña ya que consideró que existen pruebas suficientes para responsabilizarlo por el incumplimiento de la Ley Ambiental cuando Mentz era Gerente de Desarrollo Sostenible de la empresa, que causó contaminación en la localidad de Ranchillos.

La causa se inició en el año 1999, cuando el investigador del Instituto Miguel Lillo, Juan Antonio Gonzalez, alertó sobre la contaminación detectada en Ranchillos, por el vertido de agentes químicos de la planta de secado de la minera la Alumbrera.

Para el Juez Poviña, la situación de Miguel Mentz es muy delicada pues en su carácter de gerente de Desarrollo Sostenible de la empresa no podía desconocer la contaminación que estaba provocando la minera. Contaminación que eventualmente podía afectar al medio ambiente y a la salud de los pobladores de la localidad.

En relación al imputado Mentz ha quedado debidamente demostrado que poseía un cargo directivo y en su ámbito de competencia, se encontraba, al tiempo del hecho, el control de la calidad de los efluentes que se descargaban. Él poseía el conocimiento específico en relación a qué tipo de elementos contaminantes arrojaba la empresa y con qué parámetros”, sostiene el Juez, quien embargó a Mentz en un millón de pesos.

Para consolidar su posición, el magistrado concluye: “Mentz se encontraba como garante de los procesos de efluentes para que estos estuviesen por debajo de los niveles de contaminación permitidos

Por su parte, la empresa niega absolutamente todo. En un comunicado que dió a conocer, expresa: “Con motivo de la supuesta contaminación qu causaría la descarga que la empresa realiza en el canal de drenaje pluvial conocido como DP2, Minera Alumbrera, aclara que ha sido y es respetuosa de la ley y de la justicia. Es importante destacar que desde el inicio de sus operaciones, ha contado con todas las autorizaciones para realizar la descarga en el canal D2P, con renovaciones otorgadas en forma anual por parte de la Dirección de Minería de Tucumán”

Los pobladores de Ranchillos junto con la naturaleza, son victimas de una industria y de un estado que niega y otorga permisos sin medir las consecuencias.