Desde el año 1840 la vieja pulpería de Cacho está presente en el corazón de los mercedinos, desde entonces las fondas, boliches camperos y bares han forjado la identidad de un pueblo que es receptivo a estos lugares en donde el gaucho tenía su espacio de contención y hoy muchos de ellos se han convertido en verdaderos atractivos turísticos. Para hacerle honor a este tradición de bohemia rural desde el 2 de noviembre hasta el 12 se desarrolla el “Camino de los Bodegones”

Es cosa seria en Mercedes el bodegón y la tradición del aperitivo. La esquina abierta, la mesa del mar con amigos, la pulpería esperando todos los fines de semana a sus clientes, la guitarra amiga que siempre se instala en las manos de un gaucho para que entone sambas y tonadas. Como pocas comunidades de la provincia, Mercedes tiene una viaje tradición bolichera. Sin dudas que la decana en esto, es la Pulpería de Cacho, que desde 1840 está abierta y desde 1910 atendida por la familia Di Catarina Pozzi. Emblema de la criollez, la Pulpería es hoy Patrimonio Histórico Provincial, galardón que demuestra hasta qué punto son importantes estos espacios.

“Del 2 al 12 de noviembre vamos a estar realizando este 2° Encuentro anual de Bodegones, “Camino de los Bodegones” que tiene como objetivo estas dos cuestiones, por un lado fomentar el turismo que sabemos que es la industria sin chimenea, generando trabajo en nuestra ciudad, nos acompaña la Dirección de Cultura para poder desde la Municipalidad, a través de los artistas locales, nutrir estos ámbitos para que la gente se acerque y salga a disfrutar” afirmó el propio Jefe Comunal, Juan Ustarroz.

Somos todos conscientes que Mercedes tiene muy buenos bodegones y desde Turismo se pensó esta idea de reiterar la actividad (en marzo se hizo el primer Camino de los Bodegones) e impulsar y generar ámbitos culturales para dar a conocer todos nuestros bodegones para que el mercedino tenga un ámbito de recreación y promocionar así nuestra ciudad“, sostuvo Ustarroz.

La propuesta incluye la participación de artistas locales que tocan en los distintos bodegones que integran este Camino, pero también la idea es mostrar la producción de los artistas plásticos mercedinos. “El Camino de los Bodegones” se hizo en su primera edición en marzo, y en esta segunda cuenta con la participación de la Pulpería de Cacho, vieja esquina consagrada a la tradición que en estos últimos tiempos ha incorporado la gastronomía criolla para ampliar su atractivo. “Para nosotros es importante poder participar y recibir a los vecinos, para que sepan que la pulpería está abierta y ahora más que nunca, con la declaratoria de Patrimonio Histórico provincial”, sostiene, emocionada, Fernanda Pozzi, sobrina de Cacho y quien está a cargo de la pulpería.

“Para nosotros la primera experiencia fue buenísima, superó nuestras expectativas y quisimos estar presentes en esta nueva edición, es muy bueno poder hacer esto, poder repetirlo y creo que suma mucho a la oferta de Mercedes”, describió Oscar Gómez, propietario del Bar Laurino, otro notable bodegón de la ciudad. “Los Bodegones tienen mucho que ver con Mercedes y con nosotros mismos, forman parte de nuestra historia y se encuentran muy arraigados en todo lo que es recreativo, por eso con mucho orgullo es que llevamos adelante esta nueva edición”, sostuvo Juan Baggio, secretario de gobierno.

El hecho de que el municipio se comprometa en esta propuesta demuestra la importancia histórica que la pulpería y los boliches han tenido y continúan teniendo en la identidad del mercedino. La ciudad conserva en excelente estado esquinas que permanecen detenidas en el tiempo, hoy se han convertido en lugares de encuentro para los propios vecinos y un atractivo turístico que crece, convirtiendo a Mercedes en un pueblo pulpero.