Representantes de comunidades originarias estuvieron en la audiencia pública en Misiones donde se debatió el proyecto de hacer una ruta que pasaría por el Parque Provincial Moconá. Hay muchos intereses en juego, ya que los ambientalistas piensan que es ilegal hacer un camino sobre un área protegida y otros que ayudará a la industria turística y maderera. Los indínegas sólo piensan en un camino que les asegure la entrada a las ambulancias. 

Dentro del Parque Provincial Moconá hay tierras donde viven comunidades originarias. Luis Castelli, miembro de la Fundación Naturaleza para el Futuro, quienes compraron las tierras que luego cedieron a los indígenas y que están dentro del Moconá, al referirse a esta audiencia intercultural, expresó: “No hay antecedente en el planeta de un trabajo así

Para entender lo que se debatía hay que considerar que los pueblos originarios hace mucho años que pretenden un camino que los una a la ruta para poder acceder a servicios y tener una via de salida rápida en caso de emergencia. Este camino sería corto y a pesar de que estaría hecho sobre el Parque Provincial tendría un fin humanitario y de inclusión. A esta idea se le suma una ruta asfaltada que comunicaría a un emprendimiento turístico de 200 hectáreas, propiedad de la familia Laharrague. Comunidades, privados, ong´s y el gobierno opinaron del tema.

Hubo más de 90 expositores, casi todos estuvieron de acuerdo de que los pueblos guaraníes tengan un camino para estar comunicados. Las comunidades que viven dentro del Moconá y que pretenden esta via son TekoáImá, KapiíVaté e ItaóMirí.

Estas comunidades pretenden el camino conocido como Alternativa III, que cuenta con un estudio de impacto ambiental, y que pasa por un sendero usado por las comunidades desde hace siglos. Sólo afectaría menos de una hectárea del Parque Moconá.

Esto es resistido por ambientalistas que consideran que es inadmisible que se haga un camino dentro de un área protegida. Como alternativa ofrecen un camino que rodea al Moconá, pero que tendría una traza de 30 kilómetros.

Los indígenas por su parte no quieren un camino asfaltado, posibilidad que defiende el gobierno y los que pretenden allí un emprendimiento turístico. Tanto ambientalistas como los pueblos originarios sostienen que el asfalto servirá para favorecer a la extracción de madera.

Por el lado de los pueblos originarios, se oyeron por primera vez las voces que son las más importantes de ser oídas, pues estas comunidades viven allí desde hace siglos. Artemio Benitez, un cacique, sostuvo: “No pedimos nada extravagante, pedimos defender vidas, no pensamos en dinero. Sólo pedimos un camino para cuidar a los enfermos, para que entre la ambulancia o mercadería. No pedimos favores a los guardaparques. Estamos para defender nuestras vidas

Alejandro Benitez, también cacique, explicó que el camino también servirá para estar en contacto con otras aldeas, y opinó: “Todos somos argentinos y nosotros somos argentinos preexistentes. Pero nos dicen que tenemos que tener auto para pedir un camino. ¿Qué es eso? El asfalto llegó al Parque Moconá y nadie dijo nada. No podemos vivir como antes y quiero ver si el jurua (hombre blanco) camina con la bolsa al hombro como dice que hay que hacer”

Desde la vereda política y rápido de reflejos, el Intendente de San Pedro defendió la postura de los pueblos originarios. En tanto el guardaparques Santiago Bellitis, en contra de hacer un camino dentro del Parque, propone usar senderos forestales que no se usan para que los guaraníes estén comunicados, “para darles asistencia instalamos un destacamento en el acceso al Parque con una camioneta para su traslado”, comentó.

Ahora, la palabra final la tendrá el Ministerio de Ecología provincial que desde hace un tiempo se expresó a favor del asfalto.