En ocasión de una visita de El Federal al norte cordobés, los productores de miel no se cansaban de marcar la realidad: si pronto no conseguían sacar la producción hacia los puntos comerciales la miel iba a dejar de ser rentable. Para potenciar eso, la cooperativa que agrupa a más de 100 productores, consiguió una línea de finanaciamiento que alcanza el millón y medio de pesos.
 
Se trata de un crédito que el gobierno nacional destinará para mejorar las condiciones de producción y venta a apicultores de la localidad cordobesa de Cruz del Eje, con lo que se espera aumentar la capacidad de elaboración de 180 a 210 toneladas anuales.
Los recursos, un aporte no reembolsable de 1.477.800 pesos, serán transferidos a los apicultores a través de un fondo rotatorio, creado hoy con la firma de un convenio entre autoridades del Ministerio de Agricultura y La Regional de Cruz del Eje, cooperativa agropecuaria que nuclea a más de 120 productores de miel, núcleos, polen y propóleos.
El aporte estará destinado a la compra de insumos estratégicos para la producción, de un camión para transporte de miel cosechada y de materiales entre los parajes alejados y la sala de extracción de la cooperativa, según informó el ministerio en un comunicado.
 
“Nos interesa poder aportar a las formas de producción locales y que las economías regionales encuentren sustentabilidad a través de la modernización, financiamiento y mejora en las formas de logística y comercialización”, sostuvo tras la rúbrica el subsecretario de Coordinación Institucional de la cartera agropecuaria, Fernando García Díaz, quien firmó el convenio con el presidente de la entidad cordobesa, Justo Carrillo Valenzuela.
 
Por otra parte, se creará un fondo para prefinanciar la compra de miel por parte de la cooperativa a sus productores a los precios de mercado vigentes al finalizar la cosecha, con el compromiso de realizar un reajuste en el precio al final de la temporada y la devolución de la diferencia a los apicultores, de manera de incrementarles su rentabilidad. La ayuda permitirá aumentar la capacidad anual de producción de estos apicultores de 180 a 210 toneladas, además de facilitar que parte de la producción abastezca al mercado interno.
 
De esta manera, se busca fortalecer “la apicultura local de escala familiar, aprovechando el potencial de los montes nativos para la producción de alimentos saludables y en condiciones dignas”, lo que “permitirá a su vez fomentar el arraigo de las familias en sus lugares de origen, ampliar su escala de producción y agregar valor a sus productos”, concluyó el ministerio.