Una ecologista y bióloga de Junín (Buenos Aires) plantea crear una Reserva Natural en esta zona del noroeste de la provincia de Buenos Aires. La región está dentro de un área “compleja” ya que contiene una rica biodiversidad de flora y fauna que se fundamenta en el ecostistema que vive en la orilla del río Salado donde crece el pastizal pampeano.

Este ecosistema, el que integra Junín con el río Salado alberga gran cantidad de especies, y es precisamente aquí en donde se pretende hacer una Reserva Ecológica de usos múltiples, que se ubicaría entre el denominado puente “Macucho” hasta el desaguadero del Parque Natural Laguna de Gómez.

“La idea de este espacio natural es proteger a las únicas zonas de la provincia de Buenos Aires que tienen pastizal pampeano donde se encuentra el bioma que deberíamos conservar porque con los cultivos, estos sectores empiezan a desaparecer”, comentó al diario Democracia la bióloga Marcela Torreblanca, promotora del proyecto. “En esta zona queremos cuidar a la fauna y flora porque hay muchos problemas con la fumigación de agroquímicos y con desechos de la industria. Es indispensable proteger este ecosistema”, agregó: “El hecho de tener una reserva es para que la gente disfrute del ecosistema”.

Esta región conserva un importante yacimiento paleontológico, como así también una rica flora y fauna endémica, característica del pastizal pampeano. Una enorme diversidad de peces, mamíferos, anfibios y reptiles, y aves migratorias como las espátulas, flamencos y cisnes.

Lo bueno sería tener una reglamentación y un lugar para seguir preservando la vida y lo que queda en el Salado como está, porque lo van limpiando, quemando y arrojando basura”, expresó