En la reciente visita a España, el Presidente Mauricio Macri no llevó gobernador de Cambiemos, pero sí en cambio eligió llevar a uno que representa hoy la clave para uno de los principales proyectos que persigue el gobierno nacional: ofrecer la Patagonia para que empresas mineras inviertan en la región. El gobernador de Río Negro Alberto Weretilneck acompañó a Macri en las reuniones bilaterales y ocupó un lugar de privilegio en la cena de Gala con los Reyes de España. La Asociación Ecologista Piuké de Bariloche se manifestó en contra de este plan extractivista.

Es conocida la intención del gobierno de facilitar la entrada de empresas mineras para que operan en nuestro país, aún en provincias como Mendoza y Chubut, donde la minería a cielo abierto está prohibida, la presión para que se modifiquen esas reglamentaciones es muy fuerte. San Juan es un claro ejemplo, con la presencia de Barrick Gold, de cómo una empresa puede contaminar el medio ambiente sin recibir ninguna sanción oficial, sino todo lo contario: toda clase de beneficios legales e impositivos. En España el presidente blanqueó el proyecto que tiene para la Patagonia y especialmente para Río Negro, que es la explotación de los recursos naturales de una región en donde existen una las mayores reservas de agua dulce de nuestro país.

El presidente, con el Rey de España oyendo, alentó a las empresas españoles a invertir en nuestro país y fundamentalmente en la Patagonia “para aprovechar la riqueza acuífera, que está subexplotada” En Río Negro, el amigo personal de Macri y  Weretilneck, el magnate británico Joe Lewis, ha cerrado el Lago Escondido y sobre el río homónimo ha instalado una central hidroeléctrica que ya está lista para operar y vender energía a El Bolsón y a Chile. Lewis representa el empresario modelo a seguir para el proyecto de explotación patagónica.

“Es muy preocupante que desde la presidencia se piense a un bien común fundamental como el agua simplemente como un recurso que debe ser explotado y, peor aún, se convoque a las corporaciones a avanzar con el saqueo”, se expresó la Asociación Ecologista Piuké en un comunicado. “Resulta también preocupante que Macri insista con la mentira de la ‘minería con controles’ cuando la sociedad aún está esperando el cumplimiento de la Ley de Glaciares y el cierre de la mina Veladero, explotada por Barrick Gold, la cual además de destruir glaciares provocó al menos dos derrames en menos de un año”.

“Rechazamos que desde miles de kilómetros se planee el ‘desarrollo’ de la Patagonia. Y menos aun cuando piensan en megaminería o en explotar nuestra ‘riqueza acuífera’. Reclamamos la restitución de la Ley Anti Cianuro, que protegía a la provincia de Río Negro de la megaminería y fue impunemente robada al pueblo”, el grupo hace mención a la ley que prohibía el uso de cianuro en proyectos mineros y que hace cinco años fue derogada para favorecer a las empresas extractivistas. “Hoy seguimos repudiando esta acción que significó un retroceso en las conquistas populares en defensa de los sistemas sostenedores de la vida”.