Fuente: INTA

El exceso hídrico trae aparejado la escasez de alimentos y suele exigir el traslado de los animales hacia terrenos más altos, dos variables que perjudican el estado corporal del ganado y pueden significar pérdidas económicas de hasta un 40%. Ante la reciente crecida del río Paraná, técnicos del INTA recomiendan prácticas de manejo y sanitarias para evitar el impacto en los rodeos ubicados en la zona de islas de la provincia de Santa Fe. “Si el productor no saca a tiempo el ganado y no toma medidas sanitarias preventivas, los porcentajes de pérdida pueden variar entre un 20 y un 40 %”, afirmó Jorge Pane, especialista en rodeos de cría del INTA San Javier –Santa Fe–.

Así, Pane explicó que “las consecuencias del exceso hídrico disminuyen el estado corporal de los animales y provocan que los productores mal vendan la hacienda y se descapitalicen”. Con el objetivo de evitar grandes pérdidas, recomendó que “los crianceros se junten y busquen establecimientos para mantener al ganado con reservas de fardos, granos y alimento balanceado”. De acuerdo con las mediciones realizadas por el Centro de Informaciones Meteorológicas de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral, el 5 de agosto el río Paraná incrementó su caudal 1 cm respecto del día anterior que se ubicaba en 4,41 m y 73 cm, en relación con su estado al 18 de julio. Aunque no se alcanzó los límites de alerta y evacuación –5,30 y 5,70 m respectivamente–, el Ministerio de la Producción santafesino le recomendó a los productores ganaderos de la zona de islas que iniciaran la evacuación de las vacas. Esta área se encuentra en el centroeste de la provincia y comprende, sobre todo, los departamentos de San Javier y Garay, los cuales reúnen el 40 % de los rodeos de cría presentes en toda la región insular. Según calculó Pane, la localidad de San Javier registra un total de 41.000 cabezas en manos de 288 productores, mientras que el número de animales en el partido de Garay asciende a 45.800 y representa a 288 criadores.

Traslado y buen manejo

Antes de trasladar el ganado, Pane sugirió a los productores que evalúen “la altura del río, el tiempo que se mantiene con una crecida pronunciada y la ubicación de la hacienda –si se halla en islas bajas, medias o altas–”. En caso de mudar los animales hacia terrenos más altos, el técnico del INTA advirtió la necesidad de planificar la disponibilidad de alimento, dada la escasez de pastizales naturales que predomina en esta época del año. En este sentido, Pane destacó la importancia de identificar la hacienda según los distintos requerimientos proteicos para hacer más eficiente el traslado. “Las vacas preñadas y con terneros al pie son las de mayor necesidad energética y deberían tener prioridad en el traslado, antes que los novillos y las vaquillonas de recría que soportan mejor las carencias alimenticias”, explicó. Además, el especialista indicó la aplicación de un plan sanitario para prevenir enfermedades luego del retiro del ganado. “El factor estresante ocasionado por el manejo genera una baja de las defensas en el rodeo y esto provoca enfermedades que podrían causar muertes agudas o sobreagudas”, continuó Pane. Entre las enfermedades más recurrentes, los animales grandes padecen septicemia hemorrágica, mientras que los más chicos contraen enfermedades respiratorias como neumonías o clostridiales –gangrena, mancha, enterotoxemia y muerte súbita–.

El clima que se viene

De acuerdo con el informe agrometeorológico del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, a partir del viernes mejorarían las condiciones del tiempo con marcado descenso de las temperaturas sobre el centro argentino. Sobre el norte pampeano y el NEA, el tiempo lluvioso podría extenderse hasta el sábado con vientos del sector sudeste. Sobre el oeste de Cuyo y Neuquén se prevén lluvias y nevadas de variada intensidad durante los días lunes, miércoles y jueves. Durante el sábado habría tiempo lluvioso con algunas nevadas sobre el norte patagónico.

En referencia al próximo trimestre, el foro interinstitucional reunido en el Servicio Meteorológico Nacional prevé precipitaciones con valores normales o superiores a lo normal sobre Buenos Aires, Santa Fe, este de Córdoba, este de Santiago del Estero, centro de Chaco, centro de Formosa, Entre Ríos, oeste de Neuquén y sudoeste de Rio Negro. Además, para Misiones, Corrientes, este de Formosa, este de Chaco y noreste de Santa Fe se prevén lluvias superiores a lo normal. Por su parte, la región oeste del NOA y oeste de Catamarca no se suministra pronóstico por estación seca. En las restantes áreas del centro-oeste y sur del país se prevén precipitaciones normales para el trimestre.

En cuanto a las temperaturas, los especialistas indican que serían normales o superiores a lo normal sobre la región Chaqueña, NEA y las provincias de Santa Fe y noreste de Córdoba, mientras que sobre las restantes áreas de la región Pampeana, NOA, Cuyo, y norte de la Patagonia se prevén temperaturas superiores a lo normal. En Tierra del Fuego se esperan temperaturas normales o inferiores a lo normal y sobre Chubut y Santa Cruz temperaturas normales, para el trimestre.